El expresidente de Brasil, Luiz Inácio “Lula” da Silva, fue detenido durante tres horas e interrogado en un escándalo mayor de corrupción que estremece al gigante suramericano, informa Clarín de Buenos Aires.

Añade: “El ex presidente brasileño Luiz Inácio “Lula” da Silva afirmó que se sintió “prisionero en mi propio país” cuando la Policía Federal allanó esta mañana su casa para llevarlo a una comisaría, donde prestó declaración durante más de tres horas en una causa por corrupción.

El ex jefe de Estado se declaró “indignado” por la llegada de los agentes de la policía y tildó de “lamentable” la actuación del “Poder Judicial”, en una rueda de prensa que concedió en la sede de la dirección nacional del Partido de los Trabajadores (PT), en San Pablo”.

Leer más