El poderoso cartel de Sinaloa y narcos de toda la región habrían utilizado el emporio comercial de la familia Waked de Panamá para blanquear sus capitales, revelaron voceros de la DEA, citados por el diario El Tiempo de Bogotá.

El emporio empresarial Waked basado en Panamá, pero con operaciones en todo el hemisferio, fue señalado por el Departamento del Tesoro de EE.UU. de supuesta relación con el lavado de dineros del narcotráfico, una operación en la que ligaron a 68 compañías en la denominada “Lista Clinton”.

El Tesoro de EE. UU., detalla El Tiempo, incluyó en la Lista Clinton al empresario Abdul Mohamed Waked, cabeza del Grupo Wisa (dueño de la gran cadena de perfumerías y artículos de lujo La Riviera); y a su hijo Mohamed Abdo Waked Darwich.

También, pero por expedientes diferentes, a cuatro de sus sobrinos, entre ellos Nidal Ahmed Waked Hatum.

Este último, capturado en Bogotá con fines de extradición, era una de las cabezas del Balboa Bank&Trust, banco que fue intervenido por la Superbancaria panameña y que expidió un comunicado asegurando que Nidal Waked representa solo una parte minoritaria de los accionistas. (Además: Estos son los protagonistas en el entramado del grupo Waked)

Nidal Waked es dueño de la firma Star Textile Manufactoring. En la acusación que sustenta la captura y que fue radicada en una corte de la Florida, la justicia de Estados Unidos dice que la firma fue usada para lavar dinero proveniente de la droga durante casi 10 años. La acusación también cobija a Tamas Zafir, gerente de Star Textile en Miami, quien habría conspirado con su jefe para utilizar el Ocean Bank de Florida para esas operaciones.

El indictment, conocido por EL TIEMPO, habla de una sofisticada operación en la que la empresa en Miami recibía dineros provenientes de Vida Panamá (firma de Waked en Colón) pero que ante el Ocean Bank eran reportadas como provenientes de créditos con bancos panameños.

El emporio empresarial regional de los Waked, dice  la revista Semana de Bogotá, contaba en 2014 con 104 duty free (áreas libres de impuestos) en aeropuertos, fronteras y puertos, adicional a los 133 establecimientos en varias de las principales ciudades de Latinoamérica, la gran mayoría bajo la efigie de La Riviera, donde además de perfumería y cosméticos, se comercializan las líneas de relojes, chocolates, cigarros y licores. Y mucho lujo.

 

 

Leer más

 

 

 

.