“Siempre hemos sabido que la homofobia es mortal. Si no se trata de hombres homosexuales que son lanzados desde una altura hasta llegar a su muerte mientras multitudes rugen en Siria, son hombres homosexuales que mueren de SIDA porque los gobiernos no financian las medicina para sus enfermedades”, dice un artículo en el magazine gay londinense Attitute, cuya edición de esta semana lleva una portada histórica con el Príncipe Carlos.

“Si no son hombres jóvenes  atados a los postes y golpeados hasta la muerte, son gobiernos que ejecutan “sodomitas”. Si no son homosexuales jóvenes perseguidos por los acantilados por sus propias familias, son gays, lesbianas y personas trans que se suicidan, sin poder soportar más odio. La muerte infligida por las manos de los ciudadanos, la muerte infligida por nuestras supuestas familias, la muerte infligida por el estado, la muerte infligida por nuestras propias manos”,  añade el artículo de Anthony Lorenzo.

“El peligro de la homofobia burbujea debajo de las superficies. No está muy lejos de la mente de nuestra comunidad; hay que contemplar el peligro cada vez que salimos de la casa. En ocasiones, ese peligro sacude a las masas. Tal fue la furia asesina de Omar Mateen cuando todo el mundo se vio obligado a contemplar lo que preocupa la mente de las personas LGBT en todo el mundo”, añade Attitude.

 

Leer más