“El tirador se fue al otro baño. En ese punto solo nos mantuvimos abajo y traté de llamar a una operadora para que supiera lo que yo estaba escuchando. Luego escuché a la Policía que llegaba, pero no sabía lo que estaba pasando. Estábamos sangrando con un amigo. Era una piscina de sangre”, dijo un joven sobreviviente a la matanza en el bar gay Pulse de Orlando quien estaba en compañía de dos amigos, dice una crónica de El Tiempo de Bogotá.

En una rueda de prensa, acompañado por una sobreviviente, dicho joven reconstruyó cómo logró salvarse tras salir arrastrándose por el piso desde el baño, donde estuvieron los rehenes, añade El Tiempo.
Y continuó “Pensamos en irnos, en salir de ahí antes de que volviera el tirador. Buscamos una salida, pero la gente empezó a decirnos que nos quedáramos (…) Estuvimos ahí, en silencio y no escuché más tiros. En ese punto decidí arrastrarme hacía la salida del bar y vi la cara de un policía. Empecé a mover la mano para que pudiera verme”, dice el diario colombiano.

 

Leer más