El tiroteo masivo en la discoteca Pulse LGBT de Orlando, que dejó al menos 50 muertos, es sólo el último capítulo de una larga historia de violencia en los bares y discotecas de EE.UU. De hecho, durante el tiempo que las personas LGBT se han congregado en sus propios espacios sociales, estos espacios han sido objeto de violencia viciosa contra homosexuales y transexuales, destaca el sitio Slate.com.

La crónica del reportero Mark Joseph Stern de Slate añade: “Hasta la matanza de Pulse, el acto más notorio de la violencia contra un bar de homosexuales fue el incendio de UpStairs Lounge, un bar gay de Nueva Orleans, en 1973. Un pirómano prendió fuego a la barra, matando a 32 personas en menos de 20 minutos. La gran mayoría de los políticos no quiso comentar sobre el incendio, y el arzobispo católico de Nueva Orleans no ofreció apoyo a las víctimas. (La Arquidiócesis se disculpó por su silencio en 2013.) Muchas agencias de noticias ignoraron la historia; algunos de los que lo hicieron se burlaron  de las víctimas por ser homosexuales. Nadie ha sido procesado por el delito. Cuando se le preguntó acerca de la identificación de las víctimas,el jefe de detectives del Departamento de Policía de Nueva Orleans respondió: “Ni siquiera sabemos estos documentos pertenecían a las personas a las que encontramos en ellos. Algunos ladrones colgados por ahí, y usted sabe que esto era un bar raro”.

Un estudiante de universidad, una técnica en farmacia, un recién graduado del High School, un profesional en negocios y un cantante, figuran entre las 49 víctimas ya identificadas de la matanza, informa el Sun-Sentinel de Orlando.

 

Leer más