Y Messi, no nos salvó…

837

La primera lectura, la visceral, es que el fútbol se ensañó con Lionel Messi, dice Facundo De Palma, editor de deportes del diario Clarín, Buenos Aires, al analizar el sorpresivo anuncio del retiro del astro argentino tras caer ante Chile en la Copa América Centenario en el MetLife Stadium, Nueva York.

Y añade: De Palma: “Que no existe posibilidad alguna de que el mejor futbolista del mundo pueda celebrar donde más quiere, donde menos le gusta perder. Que no hay Dios y que todos los jefes del Averno (Diablo, Demonio, Satanás, Mandinga, Belcebú) se embarcaron en una cruzada para verlo sufriente, herido, descorazonado. El llanto de Messi es la comprobación empírica de que siente a la Argentina. Que tararea el himno hacia adentro sin necesidad de expulsarlo por la boca. A Messi le duele; Messi nos duele”.

Leer más