Crece la hostilidad de Daniel Ortega hacia los medios de comunicación independientes/ El régimen bloquea el acceso de los periodistas críticos a eventos o fuentes oficiales y cunde el descrédito contra estos en las redes sociales, denuncia Eduardo Enríquez, editor general de La Prensa de Managua. “Temo por mi seguridad”, advierte

La mañana del 10 de enero de 1978, el entonces director del diario La Prensa de Managua, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, fue asesinado a balazos por sicarios que lo persiguieron por las calles de Managua , mientras se dirigía a las oficinas del periódico.

Aquel atentado desencadenó el inicio del derrumbe de la dictadura de Somoza un año más tarde cuando las guerrillas sandinistas tomaron el poder el 19 de julio de 1979.

“¡Mandaron a asesinarlo!”, retumbaba el título mayor de La Prensa de esa tarde “sobre la foto del cadáver de Chamorro perforado por los perdigones de escopeta”, dice un informe especial publicado por el diario el pasado 10 de enero.

“Me salpican los dedos de sangre”, rugía el legendario editor nicaragüense, Horacio Ruiz, al dar a conocer la noticia al mundo.

La tragedia de Chamorro,  en el ejercicio de una de las más combativas trayectorias periodísticas en el continente contra la dictadura de Somoza y en defensa de la libertad de expresión, sigue muy viva en la sala de redacción de La Prensa a 38 años de su muerte.

El medio está enfrentado abiertamente al creciente autoritarismo del régimen de Daniel Ortega, al que no pestañea en calificar en todas sus noticias, reportajes y editoriales de “presidente inconstitucional” y de denunciarlo como un nuevo dictador.

Las amenazas, la hostilidad, la persecución, el bloqueo oficialista, gobiernista, al ejercicio periodístico crecen en la Nicaragua de hoy bajo la “dictadura fascista” de Ortega, como la llama Eduardo Enríquez, editor general del diario, el mayor medio opositor durante una video-entrevista vía Skype que concedió a Edgar Fonseca, editor de PuroPeriodismo.com.

A tal extremo ha crecido la hostilidad gobiernista que Enríquez ya teme por su propia seguridad, como una extraña premonición del capítulo de Chamorro.

Nicaragua aparece en el puesto 27 en materia de libertad de expresión entre 35 naciones evaluadas en las Américas y el Caribe por la organización Freedom House, basada en Washington D.C., y dedicada a la defensa de la democracia y libertad.

Se le encasilla como “parcialmente libre”, en el reporte del 2016 de esa organización cuyo director, Carlos Ponce, fue expulsado abruptamente al llegar al aeropuerto internacional Sandino el 3 de febrero anterior.

Según dicho reporte, las organizaciones independientes de prensa advierten crecientes niveles de amenazas, hostigamiento y violencia física contra periodistas e instalaciones ejecutadas tanto por agentes gubernamentales como no estatales.

En mayo de 2015, el gobierno cerró la emisora la Voz de la Mujer y confiscó sus equipos, una medida considerada por críticos como excesiva al alegar los responsables oficiales meras razones técnicas.

El régimen también fracasó en un intento por restringir el acceso a Internet, limitado hoy al 19% de la población.

“La administración ejerce una fuerte cultura de secreto y rechazo a relacionarse con la prensa, actitud atribuida a la primera dama quien es la vocero oficial”, advierte Freedom House.

El secretismo oficial es particularmente potente con el tema del planeado gran canal interoceánico, destaca dicha entidad.

Periodistas belgas, españoles y otros extranjeros han sido víctimas de la hostilidad orteguista.

Y han sido documentadas agresiones sufridas por reporteros de distintos medios en julio del año anterior mientras cuba´tan demostraciones antigubernamentales en las calles.

Crece la hostilidad

¿Te sentís seguro ejerciendo el periodismo en tu país en estos momentos?, le pregunto a Enríquez y responde:

-En estos momentos estoy empezando a dudar de la seguridad que tenemos los periodistas para trabajar en Nicaragua de manera independiente. Ha habido un cambio y ha sido de tajo desde el mes de junio para acá. Desde el primer día de junio la actitud del gobierno se ha convertido más hostil. Esa hostilidad ha sido más generalizada y más clara. En realidad a uno le da temor que de un momento a otro se vea involucrado en alguna situación, que si llegara a caer de una manera u otra, que incluso por un accidente de tránsito podes llegar a meterte en graves problemas y estate seguro que si sos un periodista crítico no vas a tener la mínima oportunidad de tener una defensa pues objetiva y un juicio objetivo si, digamos, para poner por ejemplo te vieras envuelto en un accidente de tránsito, y Dios no lo permita en un accidente de tránsito donde haya alguna fatalidad.

La labor de los medios de comunicación es crucial, la labor libre, transparente, libre de cualquier atadura o amenaza. La Prensa, diario combativo, en la historia del periodismo, no solo nicaragüense, sino centroamericano, pagó con el martirio de Chamorro en el 78 en medio de lucha contra la dictadura somocista, ha continuado con una línea de enfrentamiento permanente frente al régimen de Ortega. ¿Cómo caracteriza el ejercicio del periodismo independiente en Nicaragua en estos momentos?

 -En este momento realizar periodismo independiente, la única forma en que entiendo el periodismo, es una labor bien difícil. Existen muchísimos canales de televisión por ejemplo. Sin embargo, todos ellos están controlados por dos grandes propietarios: uno la familia Ortega Murillo y otro el señor Ángel González, que es de origen mexicano, que lo que hace es convertir a los canales de televisión simplemente en fuentes de entretenimiento, donde no se tocan para nada temas políticos o controversiales. ¿Qué sucede? La televisión, que es a lo que más acceso tiene la gente, pues simplemente te presenta un plano, una visión del país, como si se viviera aquí en el país de las maravillas. Es increíble, solo verlo, y la verdad que es increíble. ¿Qué sucede? En periodismo, si se trata de ser crítico, independiente, propositivo, siempre encuentra bloqueos. Aquí no hay acceso a la información. Hay constantemente acoso a los periodistas. No han caído periodistas en la cárcel, pero simplemente la manera de hacer el trabajo es cada día más difícil porque no se tiene acceso a la información, porque los funcionarios son hostiles, porque inclusive en las manifestaciones desde el partido en la campaña electoral la reacción es hostil y simplemente incluso se les trata de ahogar económicamente. El diario La Prensa, que es el diario de mayor tradición y también el diario de mayor lectoría, con mayor fuerza de independencia económica, puede resistir estos embates. Sin embargo, los otros medios pequeños han ido desapareciendo. Incluso, el otro diario nacional, El Nuevo Diario, prácticamente claudicó.

-¿Cuáles son los embates esos a los cuales te referís, que sufre, que enfrenta permanentemente el diario La Prensa, más allá desde el ámbito periodístico, en el ámbito empresarial? ¿Hay restricción de divisas, de importación de insumos, de tinta, de papel?

-Para la importación de papel hay un impuesto creado ilegalmente por el gobierno, porque la Constitución dice que la importación del papel para periódicos y para producción de cuadernos, etc., está libre de impuestos y aquí se ha creado un impuesto. Entonces, este tipo de dificultades. Luego cuando llega el papel, hay una grande cantidad de trámites que a veces atrasa la salida de este, y por otro lado, no recibimos ni un solo centavo de lo que es la publicidad estatal, y el grupo editorial La Prensa que cuenta con una imprenta participa constantemente en licitaciones para imprimir libros y para hacer trabajos para el gobierno, pues difícilmente gana. Siempre tratan de buscar una manera de eliminarlos de la licitación y beneficiar a otros, y eso ha pasado no una vez, incluso, en algunas ocasiones ya se ha ganado, se les ha otorgado el contrato y por alguna razón luego se lo retiran, solo por ser La Prensa.

 -En la operación diaria, ¿hay periodistas seguidos, perseguidos, intervenidos, amenazados? ¿Cómo describís el ambiente bajo el régimen de Ortega en estos momentos?

-Hay una actitud hostil de cualquier entidad del gobierno para los periodista en la realización de su trabajo. No te puedo decir que hay amenazas directas, pero simplemente la actitud, a la hora que ellos salen a una cobertura, encuentran hostilidad como respuesta y simplemente no hay manera de garantizar un trabajo completo y real desde el punto de vista periodístico. Daniel Ortega desde que llegó al poder, el 10 de enero del 2007, no ha dado una conferencia de prensa. Existe una actitud de hostilidad hacia los periodistas y hacia su trabajo. No hemos llegado aun, aunque se han dado de manera indirecta se dan ataques a los periodistas que están tratando de dar información, de dar información que no le gusta al régimen. ¿Qué quiero decir con manera indirecta? Bueno, hay medios de comunicación que son aliados del gobierno, y entonces es por ahí donde se reciben los ataques, y se recibe el descrédito y la crítica y usan mucho ahora las redes sociales para atacar a los periodistas que son críticos del régimen. Pero no lo hace el régimen directamente, sino lo hacen sus aliados o personas que son aparentemente personas independientes, pero que todos sabemos forman parte de una batería de personas que son contratadas por el gobierno”.

 

———————————————————————————————————–

 

Rosario es la que manda

Ningún ministro, ninguna otra figura política, ni ningún comandante de la otrora poderosa Dirección Nacional del Frente Sandinista alcanzó la cumbre que Daniel Ortega le ha dado a su compañera Rosario Murillo.

Hoy no se mueve una hoja de la vida pública de los nicaragüenses sin que intervenga primero esta mujer, cargada de colorete, de collares, de anillos y pulseras, cargada de mensajes que mezclan política y religión, y de quien, se asegura, Ortega la designaría vicepresidenta, como su relevo político natural, en caso de ausencia.

“La Rosario Murillo funciona como un Primer Ministro, por eso es que la ven haciendo todo lo que hace, porque el otro es un presidente que vive acostado. Quien gobierna es Rosario Murillo, funciona como un Primer Ministro. Rosario Murillo, queda como vicepresidenta sin funciones y él como presidente”, dijo en el sitio Confidencial el excomandante Henry Ruiz, Modesto, férreo crítico de Ortega.

“Quiero destacar la lealtad de Rosario, que viene desde la clandestinidad. Cuando en la casa de Rosario que era en la colonia San José Oriental… La casa de Rosario se convirtió en la casa de seguridad del Frente Sandinista”, alabó Ortega de su mujer la noche del 19 de julio en un acto de masas en que calificó de “ratas” a los exsandinistas que le critican, según La Prensa.

Eduardo Enríquez, editor general de La Prensa de Managua, confirma el preponderante papel de Murillo en la gestión de Ortega cuando le pregunto quién le maneja los hilos diarios de gobierno.

  -¿Quién le está manejando esta estrategia de gobierno a Ortega?

-Esto lo maneja la señora Murillo. Ella es, como él mismo ha dicho, la Primera Ministro y la persona que ve el gobierno en el día a día. Es una persona con una gran capacidad de trabajo, y ella es la que está al tanto de todo este tipo de estrategias. Me imagino que existe algún tipo de asesoría. Obviamente no va ser ella sola, pero ante la falta de información, por lo que cualquier cosa que te diga sería prácticamente especulación porque no se qué tipo de apoyo, si hay apoyo extranjero, si hubo en algún momento apoyo del gobierno venezolano, del gobierno cubano, dudo que el gobierno venezolano en este momento siga en capacidad de dar algún tipo de apoyo, pero básicamente quien está al frente, quien dirige esa estrategia es la señora Murillo, la esposa del señor del Ortega, en el día a día.

 

¿Se tiene idea de cuánto cuesta la campaña de Ortega para reelegirse por tercera vez?

 

Daniel Ortega no hace campaña, digamos, en el período electoral. Daniel está en campaña durante todo el período. Lleva 10 años en campaña electoral. ¿Qué te quiero decir con eso? Si venís a Managua, encontrás vallas en las calles de Managua con Daniel. Se cambian cada año con un slogan diferente, con Daniel Ortega y su esposa, pero te estoy hablando de vallas en cada calle principal; él está omnipresente en toda la ciudad y en todas las grandes ciudades de Nicaragua. El otro invento que han tenido, que te recuerda prácticamente que, es un recuerdo de su presencia es, seguro has escuchado, estos “árboles de la vida”, que son estructuras metálicas que semejan arboles y que por las noches, como ellos controlan la generación eléctrica y la distribución eléctrica, las encienden y aparte de generar un ingreso extra para su negocio, te recuerdan que estás ahí bajo un régimen que hace lo que quiere. Porque estos llamados “árboles de la vida”, que popularmente la gente les llama “arbolatas” no tienen ninguna función y son un desperdicio. Cada una de estas estructuras en un país tan pobre como este, tiene un costo de 25 mil dólares, y estamos hablando que ya van por más de 110 estructuras de este tipo”.