Al menos dos de los informantes de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA), vinculados al caso por narcotráfico de Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores, sobrinos del presidente de Venezuela Nicolás Maduro, fueron asesinados después del arresto de ambos, revelan documentos de la corte y personas familiarizadas con la situación, reveló el diario Nuevo Herald de Miami.

El informante identificado por las autoridades como CW-1, quien aparece sentado en una silla de ruedas frente a los sobrinos en una foto suministrado por la DEA, fue ejecutado pocos días después del arresto, detalla el informe del reportero Antonio María  Delgado del Herald.

“En, o alrededor del 4 de diciembre del 2015, fui notificado que CW-1 había sido asesinado”, declaró el agente especial Sandalio González, perteneciente a la División de Operaciones Especiales de la agencia, en un documento de la corte, según el Herald.
“Han matado a dos”, dijo una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato. “Al de Honduras, [CW-1] lo mandaron a matar desde Venezuela”, añade el medio.

El informe del Herald agrega: “El segundo ya se encontraba en el país sudamericano y era un colaborador que participó en la periferia de la operación encubierta que condujo al arresto de los sobrinos”.

Las órdenes fueron emitidas por los proveedores de droga de los sobrinos en Venezuela, dijo la fuente, citada por el diario.

Campo y Flores, quienes fueron criados como hijos por Maduro y su esposa Cilia Flores, fueron arrestados el 10 de noviembre en Haití y actualmente enfrentan cargos en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York de conspirar para importar 800 kilogramos de alta pureza a Estados Unidos, detalla el diario.

Leer más