La compra de tanques rusos por parte del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua es un intento de intimidación a sus vecinos, en especial a Costa Rica que no tiene fuerzas armadas, denunció el exembajador de EE.UU. en Managua, Robert Callahan, en el diario Miami Herald.

“En lo que parece ser un intento de intimidar a sus vecinos, especialmente Costa Rica, que no tiene fuerzas armadas, (Ortega) dispuso comprar tanques rusos”, advierte el exdiplomático, quien no duda en  atacar a Ortega por demoler las instituciones democráticas.

¿Que más debe hacer  Daniel Ortega antes que los Estados Unidos y otras democracias finalmente actúen, o incluso hablen, en contra de su demolición de la democracia de Nicaragua?, plantea Callahan.

 

El jefe del Ejército de Nicaragua, el General Julio César Avilés, aseguró –según dice el sitio Confidencial de Managua— que la adquisición de los 50 tanques rusos modelos T72 no representará una deuda de ochenta millones de dólares para Nicaragua, como adelantó la prensa moscovita en el portal de noticias Sputnik en abril pasado.

Avilés dijo que los tanques fueron adquiridos por medio de la cooperación entre Moscú y Managua. “En el proceso de modernización y el desarrollo (la adquisición) ha sido por un proceso de gestión y de naturaleza en la cooperación”, añadió Confidencial.

El experto en seguridad Roberto Cajina –citado por Confidencial— dijo que la adquisición de 50 tanques no tiene “utilidad práctica”, ya que Nicaragua no tiene ningún conflicto visible, ni con Costa Rica ni Honduras. Recordó que los tanques son armas utilizadas en guerras convencionales.

“A menos que quieran usarlos como armas disuasivas a lo interno del país, como pasó en Tiananmen, en China… Si quienes se oponen al régimen en Nicaragua salen a las calles, entonces Ortega va a sacarlos. Pero no tienen ninguna utilidad práctica realmente”, ejemplificó el experto en seguridad.

Leer más