El abrupto retiro del Presidente Luis Guillermo Solís y su delegación de la Asamblea General de la ONU en el momento en que empezaba a hablar el presidente interino de Brasil Michel Temer, generó inmediata censura en San José.

“Fue premeditado, planeado y con alevosía la acción”, denunció el analista Claudio Alpízar en Facebook.

El respetado economista Jorge Corrales en otro mensaje en Facebook pidió la renuncia del canciller.

“Siempre le hemos conocido como hombre de bien, amante de la democracia y la libertad. Lo que ha hecho este presidente, y usted acompañándolo, me mueve a pedir que, por favor, renuncie, pues lo que está pasando me imagino que va en contra de lo que siempre han sostenido usted y este pueblo”, dijo Corrales.

La Cancillería defendió la decisión de retirarse de la sesión de este martes de la ONU. “Nuestra decisión, soberana e individual, de no escuchar el mensaje del señor Michel Temer en la Asamblea General, obedece a nuestra duda de que ante ciertas actitudes y actuaciones, se quiera aleccionar sobre prácticas democráticas”, citó un comunicado oficial de la Cancillería.

El presidente Solís –según la izquierdista cadena Telesur– “junto a las delegaciones de Venezuela, Ecuador,  Bolivia, Cuba y Nicaragua decidieron dejar la sala donde se lleva a cabo la Asamblea anual del organismo internacional, acción que, pese a la poca difusión que de le ha dado en la prensa, evidencia el rechazo de la comunidad internacional hacia el mandato inconstitucional de Temer”.

En un post titulado ¿Con Costa Rica no se juega? ¿O sí?, el politólogo Alpízar atacó la actitud de Solís y del Canciller Manuel A. González. “Hoy en la Organización de Naciones Unidas el Presidente Solis Rivera y el Canciller Manuel A. González Sanz han jugado con el nombre de nuestro país, de Costa Rica, con una posición que no es propia de nuestra nación, que no nos luce”.

Añade: “En Brasil se siguió un largo proceso establecido en su Constitución, que compartámoslo o no se aplicó, igual que en algún momento con Color de Mello. Y lo peor, salir en compañía de presidentes latinoamericanos que han modificado las constituciones a su antojo y talla para perpetuarse en el poder, o es que Cuba es una democracia, por ejemplo”.

Cancillería a la defensiva

En defensa del sorpresivo gesto la Cancillería agregó: “El Gobierno de Costa Rica ha seguido, rigurosamente, todas las formas diplomáticas y de respeto sobre proceso político en Brasil.
“Por medio de nuestra embajada en ese país hemos dado seguimiento a los acontecimientos, especialmente a ciertos actos de violencia ocurridos con posterioridad a la conclusión del proceso de “Impeachment”.
“Nos preocupa la situación en ese país, a cuyo pueblo apreciamos y con el que nos hemos sentido siempre cercanos. Sin embargo, nuestra decisión, soberana e individual, de no escuchar el mensaje del señor Michel Temer en la Asamblea General, obedece a nuestra duda de que ante ciertas actitudes y actuaciones, se quiera aleccionar sobre prácticas democráticas”.
“Además, no es inusual que todos los Jefes de Estado o de Gobierno no escuchen todos los discursos de sus homólogos y, en este caso particular, el embajador Mendoza, Representante de Costa Rica ante la ONU, permaneció en el escaño de nuestro país durante el mensaje. No nos corresponde referirnos a la motivación de otros países para presenciar o no ese mensaje”, concluye la Cancillería.

“Muy mal hecho, decepción total! No esperaba eso de usted señor canciller”, reaccionó Jimena Palacio Murillo en la cuenta Facebook de la Cancillería.

 

1 COMENTARIO

  1. La soberanía de Costa Rica permite a Solis rechazar a Temer quien llegó al poder por artimañas legislativas pero no por el voto del pueblo. Bien por el Presidente Solis! Que no haga caso a la fariseica Asamblea Legislativa costarricense que lo está criticando.

Comments are closed.