La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó al gobierno de Venezuela por no ofrecer las debidas garantías al ejercicio del periodismo y lo responsabilizó por la merma de las libertades de prensa y de expresión tras conocer que se impidió el ingreso al país a periodistas internacionales para la cobertura de la marcha “Toma de Caracas”, en respaldo al referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, dice el sitio oficial de la entidad periodística hemisférica.

El presidente de la SIP, Pierre Manigault, expresó que “esta situación desenmascara el lado autoritario del gobierno alejado de estándares democráticos”, añade el sitio.

El miércoles –dice la SIP– las autoridades migratorias negaron el ingreso al país a los corresponsales Jim Wyss, del The Miami Herald y John Otis, de la radio pública NPR y del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), de Estados Unidos; Marie-Eve Detoeuf, de Le Monde, de Francia; César Moreno, Caracol Radio y Dora Glottman, Caracol TV, de Colombia, denunció el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP). Tampoco se le permitió ingresar al país a un equipo periodístico de Al Jazeera procedente de Argentina e integrado por la periodista Teresa Bo, la productora Lagmi Chávez y el camarógrafo Mariano Rosendi. Según las autoridades los periodistas no contaban con los permisos necesarios para realizar trabajo periodístico.

Los periodistas se habían trasladado a Caracas para cubrir la marcha del 1 de septiembre, detalla SIP.

 

Leer más