Torturados y ejecutados murieron tres hombres, en un enfrentamiento con el ejército en Nueva Segovia, Nicaragua, el domingo 6 de noviembre en que se realizaban las polémicas elecciones en que fue reelegido, para un tercer mandato, Daniel Ortega, denuncia el diario La Prensa de Managua.

Según relata periodista Elizabeth Romero,  “el informe preliminar de una investigación realizada por un representante del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) en el sitio de la masacre en Ciudad Antigua, les lleva a deducir que las tres víctimas —José Nahúm Mendoza, Margarito Mendoza Sevilla, y Armando López— fueron primero torturadas y después ejecutados”.

Según la versión oficial, los muertos tenían supuestos nexos con el narcotráfico.

Alberto Rosales, a cargo de la investigación por el organismo de derechos humanos, indicó que en sus pesquisas han establecido que hubo una investigación deficiente de parte de la Policía sobre ese caso. A su vez, apuntó que la familia de las víctimas menciona la presencia de fuerzas del Ejército de Nicaragua y de la Policía, agrega La Prensa.
Rosales comentó –según dicho medio– que le llaman la atención testimonios sobre el tiempo que transcurre entre que se dan los hechos y se hace presente la Policía. “Entre las horas que se escuchó la balacera y el tiempo que llega la Policía y el Ejército, la familia no cree que la Policía se haya movilizado desde el casco urbano de Ciudad Antigua (hasta el lugar). Es decir, ellos presumen que ya estaban en la zona y eso les hace concluir como familia que fue un operativo combinado entre el Ejército y la Policía”, añadió.

 

Leer más