El gerente general de la aerolínea boliviana LaMia, Gustavo Vargas, cuya nave cayó cuando aproximaba el aeropuerto de Medellín, Colombia, con la delegación del club Chapecoense a bordo, con saldo de 71 muertos fue detenido ayer junto con otros dos funcionarios de la firma, informó la fiscalía. Vargas fue trasladado hasta las oficinas de la Fiscalía Departamental de Santa Cruz (este), localidad sede de la firma, informan El Tiempo de Bogotá y el diario Los Tiempos de Cochabamba, Bolivia.

El fiscal Iván Quintanilla, miembro de la comisión que investiga a Lamia, ya había adelantado más temprano que emitió orden de aprehensión para implicados en el caso. “Con fines investigativos fueron arrestados (además de Vargas) la secretaria y el mecánico de la empresa, si hay elementos e indicios que se puedan relacionar dentro del presente caso, el Ministerio Público aplicará el Código Penal, si no, se ordenará el cese de arresto”, explicó Quintanilla a la prensa, según detalló el portal de internet del diario Los Tiempos, dice el diario El Tiempo.

“El Ministerio Público investiga indicios de un parentesco de padre e hijo entre Vargas y el jefe de registros de licencias de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Gustavo Vargas Villegas, añade Los Tiempos de Cochabamba.

Los arrestos se dan luego de que una comisión conformada por fiscales anticorrupción y funcionarios de la DGAC allanaron esta mañana las oficinas de la funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), Celia Castedo, y LaMia, para recabar información, según el diario boliviano.

 

Leer más