La Fiscalía de Colombia identificó un entramado de sociedades chinas y panameñas desde las cuales se habrían hecho millonarios giros de los sobornos del gigante brasileño Odebrecht investigados en dicho país, de los cuales $1 millón habrían financiado la campaña de reelección en 2014 del Presidente y Premio Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, dice un informe especial de la revista Semana de Bogotá.

* Otto Bula, el eslabón clave del escándalo, pondrá a dar explicaciones a quienes dirigieron la campaña en el 2014, dice Semana.

“Nunca antes una noticia de semejante calibre había sido dada conocer de una manera tan particular. El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, convocó a los periodistas en el búnker. Y en un comunicado de prensa de varios puntos, soltó una revelación inesperada. No era ni siquiera el primero de los enunciados de su documento, sino una frase más en un listado de investigaciones. Después de referirse a de Duda Mendoca avanzó con un ítem llamado “Otrosí Ocaña Gamarra”. Y allí incluyó un elemento que cambiará el panorama político: que la gerencia de la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos habría recibido un millón de dólares de Odebrecht”, cita la revista.

El ventilador del caso es el exsenador Otto Bula, quien fue capturado el pasado 15 de enero. Desde entonces, este ha entregado información valiosa a la Fiscalía sobre la forma cómo operaron los sobornos de Odebrecht y a dónde se fue la plata, añade.

Lo primero que estudia la Fiscalía es una red de empresas panameñas y chinas que habrían servido como fachada para mover el dinero a Colombia. El monto de estudio son los 11 millones de dólares que habrían sido entregados como sobornos para obtener la adjudicación del denominado tramo II de la Ruta del Sol y el otrosí de la vía Ocaña-Gamarra, agrega Semana.

Ver: informe de la revista Semana de Bogotá