La exprimera dama de El Salvador, Ana Ligia Mixco Sol de Saca, esposa del expresidente Tony Saca, preso en un megaescándalo de corrupción con fondos públicos,   fue citada para este lunes  por el juzgado que procesa a otras 15 personas ligadas a una red de lavado de dinero y por agrupaciones ilícitas, aseguró un abogado cercano al caso, según el sitio elsalvador.com del Diario de Hoy.

Mixco Sol de Saca es parte de las 16 personas que fueron acusadas el viernes en el Juzgado Séptimo de Paz de San Salvador, dice el medio.

De ellas, 15 son acusadas de los delitos de lavado de dinero y activos y agrupaciones ilícitas, incluida la ex primera dama, añade.

Según una fuente fiscal, Mixco de Saca no fue capturada en los procedimientos policiales realizados el miércoles y jueves por “razones humanitarias” porque supuestamente está enferma y tiene que someterse a tratamiento, pero sí ha manifestado estar dispuesta a colaborar con las autoridades, agrega elsalvador.com.

Millonaria fianza

Según el diario Prensa Gráfica, la exprimera dama quedaría libre bajo una fianza millonaria.

La Fiscalía no solicitó la detención de la ex primera dama de la República, sino que pidió que sea procesada en libertad a cambio de una millonaria fianza. La Fiscalía también incluyó a más personas en la acusación, sumando un total de 16 nuevos implicados en el caso, entre estos el padre del exsecretario de Juventud César Funes Cruz y Antonio Lemus Simún, para quienes también piden medidas sustitutivas a la prisión, dice Prensa Gráfica.

La Fiscalía –según dicho medio– ya había explicado que el dinero del Tesoro se depositó en 14 cuentas a nombre de tres personas, desde donde supuestamente se emitieron cheques a tres agencias publicitarias para luego ser trasladas a cuentas de Grupo Radial Samix, propiedad de Saca, o las cuentas privadas del exmandatario.

“Cuando llegaban dinero de estas sociedades estas emitían cheques a favor de Grupo Radial Samix, algunas veces fueron remesados directamente a algunas de las cuentas del expresidente Saca”, explicó el fiscal del caso.

Según la Fiscalía de El Salvador, la estructura desvió durante la administración de Saca $246 millones de la Cuenta Subsidiaria del Tesoro Nacional hacia 14 cuentas privadas de tres exfuncionarios: Charlaix (2), Gómez (2) y Rodríguez (10). En total esas cuentas acumularon $269 millones en ingresos que provenían de la cuenta del Tesoro Nacional, cuatro de ellas fueron cerradas después del período presidencial de Saca. La FGR solo presentó documentos de siete de estas cuentas, en las que se logran ver infinidad de personas naturales y jurídicas beneficiarias. La Fiscalía ha notificado internacionalmente para que el dinero, que posiblemente está en un llamado “paraíso” fiscal, no sea movilizado, reseñó Prensa Gráfica en un informe en noviembre de 2016.

Leer más