El expresidente y Premio Nobel, Oscar Arias, demandó al Presidente Luis Guillermo Solís, retirar de inmediato al “representante diplomático” de Costa Rica en Venezuela, al ser disuelto el parlamento por el Tribunal Supremo de Justicia lo que el secretario general de la OEA condenó como un “autogolpe”.

El Presidente Solís calificó de “atropello inadmisible contra la democracia” lo acontecido.

“La usurpación de los Poderes Legislativos por el Judicial en Venezuela, constituye un atropello inadmisible contra la democracia”, dijo Solís el jueves a las 7:28 p.m.

“Los Estados y Gobiernos latinoamericanos debemos asumir esta afrenta con sensatez en tiempos de profunda crisis”, añadió un minuto más tarde.

A las 6:16 p.m., la cancillería tica emitió un comunicado en que dijo: “Costa Rica considera que estas decisiones son inadmisibles y decepcionantes, por ser contrarias a la esencia de la democracia y, aceleran el deterioro de la gobernabilidad democrática en ese país”.

EE.UU. condenó la decisión como una usurpación de los poderes del parlamento y un serio retroceso democrático de Venezuela.

El Departamento de Estado calificó de “ruptura democrática y constitucional” que daña gravemente las instituciones democráticas del paìs y deniega al pueblo su derecho a decidir el futuro a través de sus representantes, dijo Mark C. Tener portavoz estadounidense.

—————————————————————————————————————————————————————-

Golpe de estado en Venezuela, denuncia El País de Madrid

—————————————————————————————————————————————————————–

Golpe de estado

El expresidente Arias calificó de golpe de estado lo actuado por el tribunal judicial de filiación chavista.

“Insto al gobierno de Luis Guillermo Solís a que retire inmediatamente a nuestro representante diplomático en Venezuela”, dijo Arias en su cuenta Twitter a las 5:36 p.m. de este jueves.

“Para quienes se resisten a reconocer el carácter dictatorial del régimen de Nicolás Maduro, el golpe de estado perpetrado por su gobierno es un retroceso que América Latina no puede tolerar”, advirtió Arias.

“Venezuela dejó de ser una democracia desde hace mucho tiempo”, dijo el exgobernante.

Largo silencio

El Gobierno de Costa Rica mantuvo silencio hasta pasadas las 6 p.m. de este jueves cuando la Cancillería divulgó un comunicado, tras una ola de reacciones oficiales en el hemisferio y el reclamo del expresidente Arias.

Ni en su cuenta Twitter, ni en Facebook, ni en el sitio oficial de la Presidencia hubo antes la menor referencia, avanzada la tarde, por parte del presidente Solís o del canciller, Manuel González, a la decisión de disolver el parlamento venezolano.

Tras el comunicado de la Cancillería, a las 7:28 p.m. aparecieron los dos tuits del Presidente Solís.

“Costa Rica considera que es en la Organización de Estados Americanos donde debe encontrarse una solución justa, pacífica y afianzada en la fuerza del multilateralismo. Desde esta perspectiva, ratifica su disposición de continuar decididamente los esfuerzos para que, en el seno de ese foro, se atienda y solucione sin demora alguna la muy grave situación en ese país hermano, al amparo de los instrumentos jurídicos y diplomáticos aplicables”, dijo la Cancillería tica.

La XVI Cumbre de Tuxtla, celebrada el miércoles en San José, con la presencia, entre otros, del presidente de México, Enrique Peña Nieto y de Juan Manuel Santos de Colombia, también esquivó pronunciarse sobre la crisis en dicha nación.
El partido Liberación Nacional, el principal opositor, condenó lo acontecido.
Además del expresidente Arias, Kevin Casas, quien fue segundo vicepresidente, demandó un pronunciamiento del Presidente Solís y del canciller González.
“¿Será mucho pedir que @luisguillermosr, presidente de la democracia más antigua de AL,haga una declaración así? Por coherencia y por decencia”, dijo Casas en su cuenta Twitter al destacar el anunció del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, quien condenó lo ocurrido en Venezuela y retiró al embajador de Caracas.
“Si ahora no se estima que hay una ruptura del orden democrático en #Venezuela, ¿cuándo? @luisguillermosr y @mgonzalezsanz tienen la palabra, añadió Casas, exvicepresidente durante la segunda administración de Arias, y quien se vio forzado a renunciar, en 2007, en medio del escándalo de un “memorando” de estrategia del miedo sobre el TLC con EE.UU. que impulsó.
Casas, quien hasta diciembre fue director del programa Peter D. Bell, El imperio del derecho, de Diálogo Interamericano en Washington D.C., recién regresó a Costa Rica, tras estar en misiones internacionales por casi 10 años luego de aquel convulso episodio.
“CSJ suspende poderes de la Asamblea Nacional de Venezuela. Es el fin de la ficción democrática chavista. ¿Qué dirán en CR el Frente Amplio y el PAC?, reclamó en otro tuit.
“Del @plncr (Partido Liberación Nacional) pueden decir lo que quieran, pero no pueden decir que ha sido cómplice de dictadura alguna a lo largo de su historia. ¡Bravo!, remató Casas.

Repudio, censura

El diario El Nacional de Caracas resumió las principales reacciones de gobiernos latinoamericanos a la crisis en Venezuela:

-Panamá hizo un llamado a respetar el orden constitucional en Venezuela
-Brasil repudió “ruptura del orden constitucional” en Venezuela
-Cancillería de Colombia rechazó sentencias del Tribunal Supremo de Justicia
-México preocupado por “deterioro del orden democrático” en Venezuela
-Perú retiró a su embajador de Venezuela tras sentencia del TSJ
-Chile expresó “alta preocupación” por crisis política en Venezuela
-Argentina manifestó su preocupación ante actuaciones del TSJ

El autogolpe

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó el auto-golpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional, último poder del Estado legitimado por el voto popular, destaca el sitio web del organismo hemisférico.

“Aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado”, sentenció Almagro,según dicho sitio.

Almagro denunció que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dictó dos decisiones por las que despoja de sus inmunidades parlamentarias a los diputados de la Asamblea Nacional y, contrariando toda disposición constitucional, se atribuye las funciones de dicho Poder del Estado, en un procedimiento que no conoce de ninguna de las más elementales garantías de un debido proceso.

Según Almagro, por la primera de ellas, del 27 de marzo de 2017, el TSJ declara la inconstitucionalidad de acuerdos legislativos calificando como actos de traición a la patria el respaldo a la Carta Democrática Interamericana, instrumento jurídico al cual Venezuela ha dado su voto al tiempo de aprobarlo y fue el primer país en solicitar su aplicación en el año 2002.

Por el segundo fallo, del 29 de marzo, este tribunal declara la “situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional”, en forma que no conoce respaldo constitucional ni en las atribuciones de la Asamblea (art.187 de la Constitución), ni mucho menos en la de la Sala Constitucional del TSJ (art.336 de la Constitución) y que viola la separación de poderes que la propia Constitución exige sea respetada por todos los jueces los que deben “asegurar su integridad” (art.334), añade la denuncia del jerarca de la OEA quien convocó de manera urgente a una sesión urgente del Consejo Permanente de la entidad.