El expresidente de Honduras, Porfirio “Pepe” Lobo Sosa, fue vinculado a supuestos sobornos por un capo narco preso en EE.UU. quien aseguró ante una Corte estadounidense que supuestamente hizo pagos de centenares de miles de dólares al exgobernante y a su hijo, también preso, a  cambio de protección y contratos, informa la prensa hondureña.

Lobo rechazó las acusaciones que le hicieron.

“Un miembro del famoso cartel Los Cachiros aceptó el asesinato de 78 personas y ahora hizo señalamientos falsos contra mi persona pretendiendo reducir su condena en Estados Unidos”, expresó el expresidente Lobo, según el diario La Tribuna de Tegucigalpa.

Lobo reaccionó –según el diario– luego que uno de los integrantes de la banda criminal “Los Cachiros”, Devis Leonel Rivera Madariaga, lo acusara de haber recibido sobornos durante su gobierno. Rivera –informa el diario La Prensa de San Pedro, Sula–rindió declaración tres horas ante la juez Lorna Schofield.

En la audiencia estaba como testigo vestido con traje de presidiario color azul marino, Fabio el hijo del expresidente, preso en EE.UU. quien negó en silencio con movimiento de su cabeza las afirmaciones del capo.

El narcotraficante, quien enfrenta un proceso en Estados Unidos, durante el juicio dijo que el exmandatario recibió esos sobornos, a cambio de brindarles protección.

El exgobernante brindó declaraciones a la prensa en su casa, situada en la aldea El Chimbo, donde dijo que todas esas acusaciones son totalmente falsas.

Varios sobornos

El diario Nuevo Herald de Miami cita un despacho de la agencia AP que indica que el capo Rivera además mencionó a varios funcionarios hondureños que supuestamente también le ofrecieron protección, entre ellos, el actual ministro de Seguridad General, Julián Pacheco.

Rivera, quien está detenido en Estados Unidos, hizo los señalamientos el lunes durante una audiencia del caso de Fabio Porfirio Lobo, hijo del expresidente y quien el año pasado se declaró culpable de asociación delictiva para traficar cocaína a Estados Unidos.

El narcotraficante aseguró que sobornó en varias ocasiones a Lobo y a su hijo con cantidades que en total superaron los 600.000 dólares antes y después de que se convirtiera en presidente. Los supuestos pagos ocurrieron entre 2009 y 2013. En un momento, incluso afirmó que tuvo una reunión con Lobo y que poco después se entregó a su personal de seguridad una maleta con unos 300.000 dólares para el exmandatario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver diario La Prensa, San Pedro, Sula