Demoscopía: Álvarez lidera en intención de voto

998
  • El precandidato Antonio Álvarez Desanti lidera la intención de voto con miras a la convención del partido Liberación Nacional del próximo domingo, sostiene José Alberto Rodríguez, presidente de Demoscopía
  • En el cierre de campaña pueden darse variaciones en la diferencia con el expresidente José María Figueres

Edgar Fonseca M., editor PuroPeriodismo.com

San José-Antonio Álvarez Desanti se mantiene como el precandidato con más probabilidades de ganar la convención del PLN el próximo domingo 2 de abril, confirmó José Alberto Rodríguez, presidente de la firma encuestadora Demoscopía que le ha dado seguimiento a la intención de voto de dicho proceso desde octubre.

Sin embargo, dijo  que la diferencia con el expresidente José María Figueres podría variar entre los datos de una encuesta de inicios de marzo y la intención de voto conforme se acerca el cierre de campaña con miras a la convención.

Rodríguez concedió una entrevista el pasado martes 21 de marzo en que sostuvo que una encuesta de inicios de marzo proyectaba como alta la probabilidad de elección de Álvarez Desanti.

“Hay una serie de mediciones que Demoscopia ha hecho, que otras empresas han realizado y pareciera que hay una tendencia bastante certera o bastante segura para Antonio, siempre y cuando la tendencia de Antonio no se confíe y no dé como realizado ya el evento. Supongo que no. Supongo que más bien estarán trabajando mucho igual que la de José María trabajando mucho para revertir esta tendencia. Pero sí puedo afirmar  que hay una alta probabilidad”, dijo Rodríguez el pasado martes.

Según una encuesta telefónica de dicha firma, realizada entre el 7 y el 11 de marzo, con 1.200 consultas en todo el país, con un margen de error de 2.8%, la diferencia en intención de voto a favor de Álvarez fluctuaba entre 9% y 12%, entre los liberacionistas “muy seguros o seguros” de ir a votar el próximo domingo.

Rodríguez aclaró que es lógico que con el paso de las semanas haya variación.

Álvarez y Figueres se perfilan como los dos principales contendores de la convención en que el PLN escogerá su candidato para las elecciones de cuatro de febrero de 2018, tras la debacle histórica del 2014, cuando fueron arrasados en segunda vuelta por el ahora presidente Luis Guillermo Solís.

En un debate de Telenoticias-canal 7, la noche del sábado, Figueres amenazó con una virtual guerra a las mafias narco al anunciar que, en una eventual segunda administración suya, las lanchas con drogas en los mares ticos serían hundidas. Alvarez Desanti rechazó la propuesta y advirtió que el país necesita un presidente sereno, que no haga imperar la “ley de la selva”.

Estudio de opinión Demoscopía S.A

Las probabilidades de Álvarez

En esta recta final, ¿cuáles son las proyecciones que tiene Demoscopía sobre el eventual resultado de la convención del PLN?

-Las proyecciones están con base a una serie de estudios que desde el mes de octubre del año pasado hemos venido realizando. Este es el cuarto estudio que hemos desarrollado y muy interesante porque Antonio viene desde atrás en crecimiento, ¿qué significa eso?, que en octubre la diferencia era casi del 10%, en noviembre la diferencia se va achicando al 4%, entra al mes de enero con una ventaja de 3-4%, para llegar al mes de febrero y marzo, en lo que va de este mes, con una ventaja dentro de Liberación de aproximadamente de un 8% entre aquellos que dicen estar decididos a votar. Digo que esto es una ventaja, porque para Antonio versus José María, porque venir de atrás con una ventaja alta, claro está que aquel momento Antonio no había lanzado su campaña y José María ya estaba digámoslo de alguna manera, trabajando. Pero venir creciendo, empatar y crecer, pues representa un mejoramiento sostenido de Antonio versus José María que manifiesta un estancamiento. Si el otro crece y el contendiente se estanca, pues hay una tendencia a decaer en cierto grado.

-Prácticamente en la semana final previa a la votación del 2 de abril, una tendencia como esta, una diferencia de estas, ¿es factible que se mantenga en el resultado final?

-Estamos con un modelo de probabilidades y de factores que intervienen dentro del proceso. Si nada varía, si las personas que dicen que van a votar, van a votar, si la estructura de organización de Antonio es efectiva, si todo eso se conjuga, la probabilidad que gane Antonio es bastante alta. No es solamente lo que uno mida en un momento determinado. Uno mide la intención de ir a votar y votar por alguien, pero hay otra serie de factores que la encuesta no puede medir, y decir sí el día de las elecciones todos los que dijeron que van a ir a votar o están entusiasmados o tienen el interés o la estructura organizacional de la tendencia dentro del partido está debidamente acertada y efectiva y ha sembrado el entusiasmo para hacerlo, si se conjugan estos factores, hay una tendencia bastante positiva para Antonio.

– Usted mencionó que los estudios le evidenciaban un aparente estancamiento de la aspiración de Figueres, ¿a qué lo atribuyen?

-Cuando hablo de estancamiento del candidato José María, me refiero que al ir creciendo Antonio Álvarez, al ir creando una diferencia aproximada del 8% entre los liberacionistas decididos a votar, y una mayor ventaja casi del 20% entre aquellos que no son liberacionistas, que provienen de otros partidos, o que la gran mayoría en este país un 53% es digamos independiente, o no saben o no responde a qué partido pertenece usted, esa es una población muy atractiva para encantar, magnetizar, para atraerlos a votar el día de las elecciones. Cuando tomamos en cuenta toda esa población que dice yo sí iría a votar, la diferencia aumenta prácticamente a un 20% promedio. Esas tendencias nos dan la idea de un estancamiento por parte de José María o inclusive retraerse en su carrera inicial de crecimiento versus un crecimiento fuerte por parte de Antonio.

La campaña de Figueres

-Los estudios que usted menciona, prácticamente coinciden con una campaña pública con la cual lanzó su candidatura, su precandidatura Figueres, fue una campaña nacional de explicación y de pedir disculpas sobre los cuestionamientos a lo largo de su trayectoria. ¿Cómo entender que, en medio de una campaña tan fuerte desde el punto de vista de su imagen, los resultados no le hayan sido lo suficientemente favorables como para mantenerlo al día de hoy como eventual favorito a esa candidatura?

-No necesariamente porque se lance una campaña con mucho ruido, con mucha presencia en medios, con muchos elementos llamativos, sean positivos o negativos, pero llamativos, al fin y al cabo, va a haber una proporcionalidad, una correlación entre mejorar su imagen y atraer votantes. El problema del candidato José María es que él tiene una serie de imagen en su persona negativas. La población de alguna manera le cobra situaciones de su vida poco claras, o que en su momento no se aclararon. Se creó una visión un tanto negativa hacia él, y eso no es tan fácil en una campaña de unos pocos meses eliminar. Son visiones, son perspectivas y puntos de vista de diferentes sectores de ciudadanos que no le ayudan en su imagen como persona, desde el punto de vista de su persona, además de su condición de candidato. La campaña puede ser muy fuerte con una serie de elementos que pueden llamar la atención del votante, pero no necesariamente son convincentes. Su campaña de pedir disculpas, de pedir perdón, si la hizo de manera sincera, qué bueno, pero que sea políticamente rentable y que cambie la percepción que pueda tenerse de él, no necesariamente hay garantía que eso suceda. Pareciera que esa dimensión de su proceso de comunicación,  no tuvo el posicionamiento que él hubiese querido dar.

-En el otro escenario, en el otro contendor, ¿qué factores estarían incidiendo para que se haya dado ese crecimiento en el reconocimiento del potencial votante hacia Álvarez?

-En el caso de Antonio Álvarez su imagen ha sido una imagen, podríamos llamarla, tranquila. No ha tenido cuestionamientos fuertes ni medianos. Su imagen a través de los años ha sido más de un político, de un empresario que ha tenido éxito y esos aspectos de su vida en términos de su vida, político, empresario, que no ha transmitido ningún tipo de contradicción fuerte ni medianamente sustantiva. Eso le ha ayudado a proyectar una imagen de persona, una imagen de candidato bastante aceptable para la población. Eso ha contribuido bastante en términos de crear una visión de candidato como alguien confiable, como alguien creíble. Es un punto importante. También ha contribuido mucho la imagen de su esposa Nuria. Es una persona capaz, que se proyecta bien profesionalmente y en sus espacios de comunicación, y esa visión de familia, esa visión de pareja, de grupo integrado, también le ayuda mucho.

-¿Y en eso usted cree ha sacado ventaja Álvarez?

-Antonio ha sabido comunicar de manera efectiva, eso que es su vida, su vivencia, y eso cuenta, también.

– ¿Cuáles son los desafíos para un aspirante como Álvarez que no necesariamente domina la estructura con la tradición histórica y la trayectoria, y la más reciente conducción del partido Liberación, como la tiene  Figueres, como presidente y gran director del movimiento liberacionista?

-Los tiempos han cambiado y han cambiado de una manera fuerte, acelerada en varios campos, y uno de ellos es el campo político. Aquella historia del pasado de buses que llevan y traen gente, del líder político de una comunidad que dice: “yo en mi comunidad movilizo 2 mil, 3 mil votos”, eso es parte de una historia. No niego que la dirigencia es importante, pero la dirigencia es importante en entusiasmar a la gente, en que la gente tome la decisión de ir a votar, no de crear una gran infraestructura de transporte público que ya lo hemos visto, eso se convierte en un botadero de dinero y es poco efectivo. Los centros de votación normalmente están muy cerca del hogar, dado la red de escuelas, colegios y demás que existe en el país y otros centros. Entonces creo que lo más importante es crear el entusiasmo y poder penetrar en la visión de la población para que ese acto de votar el día 2 de abril sea algo que realmente los induce, los entusiasma para hacerlo. Ese es el gran tema.

¿Qué va a pasar el domingo?

-¿Ven muy probable que Álvarez obtenga la candidatura?

-Sí lo veo muy probable. Obviamente que entre el dato estadístico que tenemos hoy, hay que recordar que es una encuesta telefónica y la encuesta telefónica dice más o menos hacia donde se mueve la opinión y hacia donde se mueven los intereses. Siempre la encuesta telefónica, marca alguna diferencia con las encuestas a nivel domiciliar, a pesar de que estamos hablando de un país con un 95% de las personas con teléfono, o sea el 95% de los costarricenses tienen teléfono celular. La encuesta telefónica  es muy valiosa, pero marca una diferencia un poco con la encuesta a domicilio.

-¿A ustedes les está marcando la eventualidad del triunfo de Álvarez?

-Esa idea corriente que la encuesta es un retrato de un momento dado, no veo la encuesta en una dimensión tan atemporal, en una dimensión donde no hay continuidad ni que la encuesta para algunos no retrata procesos. La encuesta retrata procesos, no es un flashazo en un momento dado y que el mundo desapareció porque el mundo es un continuo, el mundo es una continuidad de eventos que se van acumulando, que se van desarrollando a través de diferentes procesos. Cuando  hago una encuesta hoy y hago una encuesta hace 15 días y hago una encuesta hace un mes, estoy midiendo un proceso, no estoy midiendo un tiempo, espacio ausente, sino estoy midiendo la continuidad del tiempo y estoy midiendo la continuidad del proceso del pensamiento, de valores y actitudes de la población, entonces tomo acá, tomo acá y tomo acá y puedo llegar y decir si hay una tendencia que se está marcando.

– ¿Los estudios les hacen a ustedes considerar como muy alta la probabilidad de que Álvarez triunfe?

-Al decir yo que la encuesta no es en un momento dado sino que es un continuo, nuestro continuo nos dice que hay una alta probabilidad que Antonio gane el día de la convención. Hay una alta probabilidad. Hay que recordar que en estadística hay dos palabras prohibidas, nunca y siempre. Uno no puede asegurar  lo absoluto, pero puede decir que hay una tendencia, hay un proceso, hay una serie de mediciones que Demoscopia ha hecho, que otras empresas han realizado y que pareciera que hay una tendencia bastante certera o bastante segura para Antonio, siempre y cuando la tendencia de Antonio no se confíe y no dé como realizado ya el evento. Supongo que no. Supongo que más bien estarán trabajando mucho igual que la de José María trabajando mucho para revertir esta tendencia. Pero sí lo puedo afirmar de que hay una alta probabilidad.

 

—————————————————————————————————————————————————————————————————

  • Próxima entrega: ¿cuál candidato le conviene más al PLN?

—————————————————————————————————————————————————————————————————