Tortura completa fue la que vivió Vilma Trujillo previo a ser quemada viva en una hoguera por el pastor de una secta, en el patio de la iglesia Visión Celestial, de las Asambleas de Dios, en El Cortezal, Mina Rosita, Caribe Norte de Nicaragua, informa el diario La Prensa de Managua.
Según su hermana, una adolescente de 13 años, que acompañó a la víctima durante los días que el pastor y demás acusados la mantuvieron en cautiverio dentro de la iglesia, la víctima lloraba desesperadamente y pedía ver a sus hijos, y gritaba que se quería ir de ahí por que la querían matar, dice el medio.
“Ella lloraba y gritaba que se quería ir, pero la amarraban de los pies y las manos en una hamaca y la pastora Luz (esposa del pastor Juan Gregorio) le pegaba con un garrote. A mí me sacaban para la cocina para que no viera lo que le hacían y solo la escuchaba gritar”, dijo la adolescente, según crónica de la periodista Martha Vásquez de La Prensa.

Ver laprensa.com, Managua