Edgar Fonseca Monge, editor PuroPeriodismo.com

San José-El Presidente Luis Guillermo Solís no supo transmitir al país seguridad, confianza, ni visión de futuro, dice el politólogo José Alberto Rodríguez Bolaños, presidente de la encuestadora Demoscopía al analizar el mandato del primer gobernante que llevó al poder el PAC y que entra en su recta final.

Según Rodríguez, el mandatario pasó de “la revolución de las expectativas a la revolución de las frustraciones”.

Pero, añade, Solís puede salvar su imagen si apuesta a permear a los ticos de una perspectiva optimista y ejecutiva en lo que queda de su gestión.

Al presidente Solís, dice dicho analista, se le recordará como alguien bien intencionado, honesto y trabajador pero que no hizo avanzar al país como se debía.

Y de cara a la próxima contienda electoral de 2018, Rodríguez cree que Costa Rica no tragará el anzuelo de un aspirante “mesiánico” que le prometa a los ticos cambiar, de la noche a la mañana, su modo de vida.

“No es lanzarse a seguir una figura mesiánica, una especie de mesianismo político de un tipo que surgió ahí, que habla duro, que dice esto y lo otro y que se impone y que las masas lo van a seguir. Lo van a seguir algunos, pero no necesariamente lo van a seguir ese conjunto humano costarricense que tiene mucho que perder si el cambio es muy radical”, sostiene Rodríguez frente a quienes creen que en esta campaña se puede afianzar una candidatura antisistema.

Rodríguez hizo estas manifestaciones en una reciente entrevista con Edgar Fonseca, editor de PuroPeriodismo.com, en la que una encuesta de Demoscopía predijo con certeza el triunfo de Antonio Álvarez Desanti en la convención del PLN.

En la misma encuesta telefónica, realizada hace un mes, se consultó a los ciudadanos su impresión de la labor del mandatario a estas alturas: 51% la calificó de regular, 20% de buena, mientras que 24% la consideró de mala a muy mala.

Otra sondeo telefónico del Centro de Investigación y Estudios Políticos, CIEP, de la Universidad de Costa Rica, divulgado el cinco de abril por el Semanario Universidad, reflejó que las opiniones negativas sobre la gestión de Solís descendieron de 57,6% a 40,3% mientras las positivas llegaron a 28,7%

Sí, hay repunte pero…

-Repunta la imagen del presidente Luis Guillermo Solís, ¿qué es lo que está pasando?

-Tal vez un ordenamiento más de su equipo de trabajo. Tal vez una menor exposición en asuntos muy superficiales y poco trascendentes ante la opinión pública que le afectó muchísimo en la primera etapa de su gobierno. Y, hay que reconocerlo, hay áreas en las cuales el gobierno está trabajando. Hay que reconocer porque el mejor negocio para todos es que tengamos un buen gobierno independientemente de la orientación que sea a nivel político. Ese ordenamiento y ese trabajo en algunas áreas le está ayudando a rescatar su imagen de lo deteriorada que estaba.

Ver entrevista completa: ¿Salvará su imagen Luis Guillermo?