Edgar Fonseca M., editor PuroPeriodismo.com.

San José-Con la inminente separación de dos de sus diputados, otros dos severamente cuestionados y acusaciones de que en esa agrupación imperan posiciones estalinistas, el izquierdista Frente Amplio queda sumido en una de sus mayores crisis a las puertas de las próximas elecciones tras la controversial designación del diputado evangélico, Gonzalo Ramírez, a la presidencia del Congreso, impulsado por el PLN.

El boicot de los diputados Jorge Arguedas y Ligia Fallas fulminó el Primero de Mayo un pretendido acuerdo  entre el Frente Amplio y el gobiernista PAC para elevar a la presidencia de la Asamblea Legislativa al diputado Ottón Solís Fallas.

Dicho boicot más los votos nulos de la diputada Suray Carrillo, a quien habían designado jefa de fracción, y del dirigente social y exsacerdote,  Gerardo Vargas Varela, le dio la mayoría, 33, al diputado evangélico apadrinado por el candidato de Liberación Nacional, Antonio Álvarez Desanti.

El resultado hizo explotar la caldera en el Frente Amplio cuya cúpula política presiona el retiro de los legisladores Arguedas, veterano exdirigente sindical del ICE y de Ligia Fallas, calificada como radical dentro del propio Frente. También separaron como jefa de fracción a Carrillo, quien duró menos de 36 horas en el puesto, y pidió disculpas publicas.

La convulsión la viven a las puertas de la campaña electoral 2018 en la que analistas prevén una debacle para el Frente Amplio que sorprendió en 2014 con 17% del respaldo general y nueve diputados.

Los quieren fuera 

“La conformación de un bloque de diputados “independientes” donde participan Jorge Arguedas y Ligia Fallas reafirma lo que siempre hemos sabido: que no son diputados del Frente Amplio, que nunca lo han sido, que han renegado siempre del partido que los llevó al parlamento, de su dirigencia y ahora de su fracción parlamentaria, que cometimos un grave error al darles espacio en nuestras papeletas y pedir el voto por ellos. Invitamos al señor Arguedas y la señora Fallas a hacer efectivo su retiro formal de la fracción”, dijo un pronunciamiento de la Comisión Política, divulgado ayer por el diputado Edgardo Araya, pretendiente presidencial.

El diputado Arguedas no tardó en reaccionar y lanzó una de las más duras acusaciones contra la conducción del Frente Amplio, en amplia entrevista con la periodista Natasha Cambronero de La Nación. Arguedas denunció que en el Frente Amplio: “Pensar diferente, el derecho de independencia del diputado a ellos les perturba y esas posiciones son estalinistas completamente. Conociendo a esa cúpula y a Rodolfo Ulloa, sé que las practican, yo vengo de Vanguardia Popular donde ellos estuvieron también. Sé que ellos las practican porque es un partido familiar para ellos”.

Su disidente actitud el pasado lunes, junto a la de la diputada Fallas, le asestó una estocada mortal a la aspiración de Ottón Solís, fundador del PAC, de llegar a la presidencia del Congreso en la última legislatura de este periodo.

Sorpresivamente, Solís Fallas cuajaba, hasta el mediodía del lunes, un entendimiento con los frenteamplistas tras criticar, a lo largo del cuatrienio, la cercanía y acuerdos del partido de  gobierno y la fracción izquierdista.

Solís Fallas había negociado con el hasta entonces jefe de fracción frenteamplista, Edgardo Araya, una agenda de acuerdos legislativos que colapsó por posiciones irreconciliables en cuanto a frenar los pluses en el sector público, entre otros puntos.

Luego de un almuerzo, la pretensión de Solís Fallas se cayó, y Liberación, con los votos adicionales del bloque cristiano, del PUSC y los nulos del Frente Amplio, logró su objetivo.

Grave error

La comisión política del Frente Amplio calificó, también,  como “un grave error político” que dos de sus representantes “facilitaran con su voto nulo la elección de Gonzalo Ramirez a la presidencia del congreso”.

La cúpula frenteamplista  destacó, además,  el error cometido por la diputada Suray Carrillo, a quien habían escogido como nueva jefa de fracción. “De manera autocrítica y valiente ha reconocido el error cometido, pedido públicamente disculpas y ofrecido separarse del cargo de la jefatura de fracción, decisión que aceptamos con el objetivo de reorganizar con espíritu colectivo y en apego a nuestros principios fundantes la labor parlamentaria”.

La dirigencia del Frente Amplio también censuró al diputado Gerardo Vargas Varela, dirigente social y exsacerdote de Limón al lamentar que: “no reconozca el error cometido y llamarlo al diálogo y a asumir una posición más constructiva”. Vargas, dijo que él voto por sí mismo. Su voto, nulo, se sumó a la mayoría que favoreció al diputado evangélico Ramírez.

“Lunes negro”

En medio de reiteradas disculpas y de explicaciones a los partidarios, en medios y redes, los distintos dirigentes frenteamplistas condenaron la actuación de los cuatro diputados disidentes ese “lunes negro”.

“Me llena de vergüenza que hoy, integrantes de esta bancada del Frente Amplio permitieran que un fundamentalista religioso asumiera la presidencia de la Asamblea Legislativa”, lamentó el diputado Edgardo Araya, exjefe de fracción, apenas decidido el triunfo del abogado y legislador evangélico, Ramírez Zamora, de 42 años.

“Desgraciadamente ha sido una jornada no feliz para el Frente Amplio. Nuestra fracción no consiguió votar con consecuencia y únicamente nosotros cuatro Frank Camacho, Fuller Ramírez, Edgardo Araya y yo conservamos la línea que habíamos propuesto. Es doloroso”, reconoció la diputada Patricia Mora.

“Hoy más que nunca, como diría Merino: “paciencia, tenacidad y muchísimo coraje, adelante que venceremos, siempre venceremos”, dijo Mora.

La decisión de los cuatro diputados frenteamplistas dejó a Solís Fallas con el respaldo intacto pero insuficiente de la bancada PAC.

Solís Fallas, fundador del PAC pero marginado en este cuatrienio, fue la única carta que postuló el oficialismo en otro infructuoso intento por retomar el directorio que perdieron tras la primer legislatura.

“El nuevo” PLN, el de Antonio Alvarez Desanti, llevó a la presidencia de la Asamblea Legislativa al diputado Gonzalo Ramirez, un predicador evangélico, especialmente conservador e intolerante”, dijo Ottón Solís en Facebook. No aludió al fallido acuerdo con los frenteamplistas.

“Me llena de vergüenza”

“Ese G4, donde están Jorge Arguedas, Ligia Fallas, Carlos Hernández, votan por quien puso una lápida en todo lo que tenga que ver con equidad de género y con dos votos, de Suray y de Vargas Varela terminaron de sumárselos a ese fundamentalista religioso, y tenemos el resultado que hemos tenido. Es realmente lamentable pero me parece que esta militancia debe tener una aclaración, y, como dice Patricia, la esperanza continua, tenemos todavía un grupo importante que va seguir siendo consecuente con nuestras luchas”, insistió el diputado Edgardo Araya.

El borrascoso episodio nubla el horizonte del frenteamplismo con miras a febrero 2018.

Vladimir de la Cruz, veterano observador político e ideólogo de izquierda, vaticinó en una reciente entrevista con Edgar Fonseca, editor de PuroPeriodismo.com que el Frente Amplio se encamina a una debacle en los próximos comicios, contrario a la sorpresa que dio en 2014 cuando emergió como la tercera gran fuerza en disputa con nueve diputados.

Fueron “nueve diputados artificiales”, dijo de la Cruz en dicha en la entrevista, y sostuvo que esa frondosa cosecha de legisladores fue el resultado de una campaña errónea del PLN que convirtió al Frente Amplio en alternativa electoral.

Según de la Cruz, una cruenta lucha interna por la curul del primer lugar por San José, la desteñida labor de la fracción y el cogobierno con la administración Solís hacen prever un resultado adverso para el frenteamplismo dentro de nueve meses.

“Hoy ha sido un día muy triste para el progresismo nacional. Y me llena de vergüenza que hoy, integrantes de esta bancada del Frente Amplio permitieran que un fundamentalista religioso asumiera la presidencia de la Asamblea Legislativa”, reconoció el diputado Araya.

“Digo con vergüenza que esta fracción no supo cómo acomodarse. Pero aquí estamos los que dijimos claramente desde un principio que preferíamos votar por Ottón Solís antes que votar por un fundamentalista religioso. Allá los otros que no están aquí, que den las explicaciones a esta militancia que no se merece esta afrenta que hemos hecho”, añadió.

Le hicieron el juego…

Antes de trascender  la presión para la salida de los diputados Arguedas y Fallas, el exdiputado y excandidato presidencial, José María Villalta, irrumpió  y calificó como “error grave” de la fracción lo ocurrido.

“Lo que más duele y no podemos ignorar es que 4 diputados electos por el Frente Amplio les hayan hecho el juego, contribuyendo a que esto ocurriera al votar nulo y permitir que su voto se sumara al mercader del templo. Aquí primó el hígado, una visión simplista de la política, y posiciones “ultras” de una radicalidad mal entendida que al final terminó ayudando al “gran enemigo” que supuestamente querían combatir. Un error grave de una parte de la fracción que ahora tendremos que apechugar”, denunció.
“Esta actuación de los diputados mencionados no refleja la línea política del Frente Amplio”, enfatizó Villalta al distanciarse del grupo disidente y reconocer la fractura interna, horas antes de trascender la presión para que se vayan los legisladores cuestionados.

“A lo interno del FA tomaremos también las medidas para evitar que algo así vuelva a ocurrir, mejorar los procesos de selección de candidaturas, fortalecer los procesos de formación política, son dos de las medidas más urgentes”, dijo Villalta, quien, según el analista de la Cruz ha mantenido una silenciosa pero cruenta disputa por la curul del primer lugar por San José, supuestamente reservada a Rodolfo Ulloa, secretario general.

“El grupo que yo llamo la “Guardia Roja”, el grupo más izquierdista o los comunistas del Frente Amplio creen que Villalta solo debe ir a la presidencia porque están impulsando al secretario general, Rodolfo Ulloa, que es de esa “Guardia Roja”, primer puesto por San José y eso no es discutible. Entonces, Villalta no tiene oportunidad de ir en primer lugar por San José, ni siquiera aunque fuera primer candidato y no le aceptan la candidatura a diputado porque iría al tercer lugar, porque el segundo es una mujer”, sostuvo de la Cruz en la entrevista.

Superar la disputa por dicha curul, amén de superar el turbulento capítulo que protagonizaron en la reciente elección del directorio, pareciera desafíos clave para el Frente Amplio con miras a febrero 2018. Pero, además, como lo puntualiza de la Cruz, deberán sortear la percepción popular del cogobierno con el PAC.

“Ahí están liquidados porque no pueden defender al gobierno, tampoco pueden independizarse mucho de lo que el gobierno ha hecho o no ha hecho, porque también la gente le carga a ellos lo que no ha hecho el gobierno y lo malo del gobierno. En ese sentido están perjudicados!”, sentenció de la Cruz.

 

————————————————————————————————————————————————–

Ver entrevista en PuroPeriodismo.com a Vladimir de la Cruz: Duro pronóstico al Frente Amplio

————————————————————————————————————————————————–

PuroPeriodismo.com, 5 años con lo mejor del periodismo, Edgar Fonseca, editor

————————————————————————————————————————————————–