La controversial elección del diputado evangélico Gonzalo Ramírez, favorecida con cuatro votos nulos de legisladores del izquierdista Frente Amplio destapó una profunda crisis interna en dicho movimiento tras la que la Comisión Política presiona a dos de ellos retirarse de la fracción; sacó de funciones a la jefa de fracción y cuestiona a un cuarto miembro.

“La conformación de un bloque de diputados “independientes” donde participan Jorge Arguedas y Ligia Fallas reafirma lo que siempre hemos sabido: que no son diputados del Frente Amplio, que nunca lo han sido, que han renegado siempre del partido que los llevó al parlamento, de su dirigencia y ahora de su fracción parlamentaria, que cometimos un grave error al darles espacio en nuestras papeletas y pedir el voto por ellos. Invitamos al señor Arguedas y la señora Fallas a hacer efectivo su retiro formal de la fracción”, dijo un pronunciamiento de la Comisión Política, divulgado por el diputado Edgardo Araya pretendiente presidencial.

Arguedas, veterano exdirigente sindical del ICE y Ligia Fallas, calificada de radical dentro del propio Frente, se negaron a votar el lunes Primero de Mayo por Ottón Solís, candidato gobiernista, como parte de un fallido acuerdo entre la cúpula frenteamplista y la fracción oficialista.

Arguedas denunció este miércoles en La Nación que en el Frente Amplio: “Pensar diferente, el derecho de independencia del diputado a ellos les perturba y esas posiciones son estalinistas completamente. Conociendo a esa cúpula y a Rodolfo Ulloa, sé que las practican, yo vengo de Vanguardia Popular donde ellos estuvieron también. Sé que ellos las practican porque es un partido familiar para ellos”.

Su disidente actitud el pasado lunes, junto a la de la diputada Fallas, le asestó una estocada mortal a la aspiración de Ottón Solís, fundador del PAC, de llegar a la presidencia del Congreso en la última legislatura de este periodo.

Solís Fallas había negociado con el hasta entonces jefe de fracción frenteamplista, Edgardo Araya, una agenda de acuerdos legislativos que se hizo trizas por posiciones irreconciliables en cuanto a frenar los pluses en el sector público, entre otros puntos.

Hasta el mediodía del lunes, Solís Fallas, crítico del gobierno y de acuerdos con la fracción izquierdista en este cuatrienio, estaba seguro de contar con los ocho votos del Frente Amplio. Luego de un almuerzo, su pretensión colapsó.

Grave error

La comisión política del Frente Amplio calificó como “un grave error político que dos representantes de nuestra bancada facilitaran con su voto nulo la elección de Gonzalo Ramirez a la presidencia del congreso”.

Destacó que la diputada Suray Carrillo, a quien habían escogido como nueva jefe de fracción,  “de manera autocrítica y valiente ha reconocido el error cometido, pedido públicamente disculpas y ofrecido separarse del cargo de la jefatura de fracción, decisión que aceptamos con el objetivo de reorganizar con espíritu colectivo y en apego a nuestros principios fundantes la labor parlamentaria”.

La cúpula del Frente Amplio también censuró  al diputado Gerardo Vargas, dirigente social y exsacerdote de Limón al lamentar que dicho legislador: “no reconozca el error cometido y llamarlo al diálogo y a asumir una posición más constructiva”. Vargas, dijo que él voto por sí mismo. Su voto se sumó a la mayoría que favoreció al diputado evangélico Ramírez llegar a dirigir el Congreso.

————————————————————————————————————————————————

Ver también: Duro pronóstico para el Frente Amplio, entrevista exclusiva de Edgar Fonseca, editor de PuroPeriodismo.com con el veterano analista e ideólogo de izquierda, Vladimir de la Cruz

————————————————————————————————————————————————