Edgar Fonseca, editor PuroPeriodismo.com

Escasos cuatro días después de ser electo presidente de la Corte Suprema de Justicia, el magistrado Carlos Chinchilla pidió disculpas públicas este jueves ante la la oleada de críticas por trascender que asistió a una fiesta privada en su honor en la quinta de unos empresarios transportistas en San Antonio de Belén la noche del lunes a pocas horas de ser designado.

“Si lo hice mal, le digo a todo el pueblo costarricense, que me disculpen. Fue una cuestión en la cual no tenía como prever situaciones de este tipo, pero en el futuro trataré de hacerlo en forma adecuada, que la gente no vea que ahí hay algo incorrecto o que se oculta algo. Nada más alejado de la realidad”, sostuvo Chinchilla la mañana de este jueves en el programa Nuestra Voz de radio Monumental.

La quinta a la que Chinchilla acudió la noche del lunes, con la presencia de otros magistrados y diputados, es propiedad de accionistas de una empresa de transportes de Alajuela, dice el sitio ameliarueda.com.

Según dicho medio, Chinchilla alegó que  fue invitado a la fiesta “cuando iba saliendo del Poder Judicial con rumbo a su casa. Le enviaron la dirección del local por mensaje de texto y llegó al lugar sin tener mayores detalles de quiénes estaban invitados o a quiénes pertenecía la finca”.

El magistrado relató que cuando llegó a la quinta “se encontró con amigos magistrados y diputados, aunque en la reunión no se conversó sobre proyectos de ley o temas políticos”, dice el medio.

En la actividad participaron otros diputados que –según Chinchilla– no salieron en la foto, pero que “llegaron a celebrar ese logro en su vida personal y profesional”.

De la polémica se han hecho eco, entre otros medios, Nuestra Voz, Informa-tico, El MundoCR.

Chinchilla de 54 años fue electo presidente de la Corte la tarde del lunes para relevar a la exmagistrada Zarela Villanueva Monge, quien se jubiló el 13 de mayo tras más de 40 años de servicio al Poder Judicial. Al momento de su retiro, trascendió que Villanueva tendrá una pensión mensual de ¢6.9 millones lo que ha generado controversia en medio de severo cuestionamiento público al régimen de pensiones judicial.

Chinchilla, un experimentado jurista penalista, conocido por sus duras posiciones frente a la corrupción en el sector público ha insistido abiertamente que el funcionario público debe mostrar probidad “24-7-365”: 24 horas , los 7 días de la semana, los 365 día del año. Así lo enfatizó ante un encuentro internacional de auditores celebrado el 23 de agosto anterior en San José.

La tarde en que fue electo, Chinchilla dijo ante el pleno de magistrados que “pretende reforzar la imagen institucional en transparencia y rendición de cuentas”.

Mensaje duro ante los corruptos

En diferentes instancias, Chinchilla se ha caracterizado por su vehemencia contra la corrupción en la función pública.

“La corrupción es un flagelo que nos acecha constantemente en el ejercicio de la función pública. Teniendo muy firmes nuestros valores sociales, fundamentados en la moral, ética y cumpliendo la legalidad, la corrupción no encontrará terreno fértil para crecer, por lo que será arrancada y destruida,” advirtió en el XVII congreso de Auditoría Interna, celebrado en el hotel Wyndham Herradura, el 23 de agosto de 2016, ante 300 profesionales en auditoría locales e internacionales.

El 9 de mayo anterior respaldó, ante una comisión legislativa, una reforma constitucional que permite cancelar las credenciales a diputados que incurran en una violación al principio de probidad.

“La reforma que se pretende es muy oportuna, muy atinada, con muy buen contenido. Hoy en día hay una laguna, un vacío con respecto al incluir el deber de probidad como causal para la pérdida de la credencial del diputado, por eso la reforma constitucional es esencial, y es básica”, destacó.

También ve necesaria modificar el artículo 262 del Código Electoral, que establece las disposiciones para la cancelación de credenciales de miembros de los supremos poderes.

Con 30 años de trayectoria judicial, es Doctor en Derecho Penal por la Universidad Complutense de Madrid, especialista en Ciencias Penales y Licenciado en Derecho por la Universidad de Costa Rica.

“Me veo reflejado en ustedes y ahora que comienzan su carrera como abogados y abogadas, deben trabajar de manera honesta y siempre procurando que sus familiares se sientan orgullosos de su labor”, dijo en febrero pasado al recibir un homenaje del Colegio de Abogados por su trayectoria en el Poder Judicial que inició como juez de instrucción en Golfito y fungió luego en Guácimo, Pococí y San José hasta integrar los juzgados y tribunales superiores penales de la capital.

Aceptó el reconocimiento como “premio una carrera judicial intachable, realizada con probidad y dedicada a la correcta aplicación del derecho, desde sus inicios como Juez de Instrucción de Golfito y ahora en el cargo de Magistrado”, citó un informe del Poder judicial.

“Este reconocimiento representa un momento importante para mi carrera profesional, en la que recién cumplí 30 años como Juez de la República, donde he trabajado con honestidad, ética y moral, resolviendo los casos apegados al derecho, atendiendo a lo dictado por la Constitución Política y la Ley” , dijo.

Se le identifica como alguien que defiende con ímpetu sus posiciones. Se opuso de manera rotunda a la posibilidad de dotar de brazaletes electrónicos a los reos para liberarlos.