Edgar Fonseca, editor PuroPeriodismo.com

La Fiscalía de Panamá investiga la compra de una cadena de medios de comunicación de dicho país por parte de empresarios con dineros supuestamente de origen ilícito, se anunció oficialmente ayer.

“La Fiscalía Primera Contra la Delincuencia Organizada desarrolla una investigación penal por el delito contra el orden económico (blanqueo de capitales), relacionadas con las transacciones que materializaron la compra de una empresa que agrupa varios medios de comunicación, presuntamente con fondos vinculados a actividades ilícitas”, informó el Ministerio Público en Ciudad Panamá.

La Fiscalía no reveló la identidad de la cadena de medios adquirida, informa el diario La Prensa.

Pero el diario La Estrella la identificó como la cadena EPASA que publica los medios Crítica y Panamá América entre otros.

El Grupo Panamá América S.A. (Grupo Epasa) publicó en su página web una respuesta al anuncio del Ministerio Público, que hoy desveló que ha iniciado una investigación para determinar si hubo blanqueo de capitales en una transacción de compra de un medio de comunicación, en 2010, destacó el diario La Estrella.

“El Gobierno del presidente Juan Carlos Varela, utilizando las herramientas del Ministerio Público (MP), trata de afectar la imagen y las operaciones de El Grupo Panamá América (Epasa) indicando que esta empresa se obtuvo mediante dinero producto de lavado dinero sin haberse comprobado tal situación”, señaló Epasa.

Según el diario, la investigación abierta es una represalia por publicar información “en la que se vincula a familiares de José Luis Varela”, hermano del presidente y cabeza del gobernante Partido Panameñista, y sobre el diputado “Beby” Valderrama, quien dice financia “su” Liga profesional de Baloncesto (LPB) con “patrocinios públicos”, añadió La Estrella.

Según La Estrella,  hay tres empresarios imputados, que han sido llamados a declarar y que, según confirmaron fuente del caso a este diario, son Mosiés Levi y dos miembros de la familia Ochi, propietarios de la empresa Transcaribe Trading (TCT).

El Panamá América sostiene que la actuación de la Procuraduría “tendría su génesis en las acusaciones que hiciera en múltiples ocasiones en la Asamblea Nacional Jorge Iván Arrocha,  quien pedía una investigación, y que luego se cristalizaron en una denuncia de Jaime Abad en la Fiscalía Especializada Contra la Delincuencia Organizada, a cargo de Marcelino Aguilar”.

Operación en dos  días

La Fiscalía rastrea actividad ilícita.

“Conforme a la génesis de los hechos investigados, un grupo de empresarios, personas naturales y jurídicas, depositaron en una cuenta bancaria, en un lapso de dos días, dineros para la adquisición de medios de comunicación cuya actividad ilícita precedente está relacionada presuntamente con delitos contra la administración pública”, sostuvo la Fiscalía de Panamá.

“En estos momentos se han formulado cargos y ordenado recibir la indagatoria de 3 empresarios por el presunto delito de blanqueo de capitales”, citó el informe oficial.

“El Ministerio Público respeta y garantiza la libertad de expresión y la línea editorial de los medios de comunicación. Por lo tanto, la investigación penal no afecta la relación laboral, ni las actividades periodísticas que allí se desarrollan”, dijo la Fiscalía.

Nos quieren cerrar

“Juan Carlos Varela hace nuevamente gala de su hipocresía y dotes de dictadorzuelo. Aprovechó su viaje a Washington para dejar la orden de cerrar los diarios de Editora Panamá América (Epasa), porque no soporta la crítica y solo se contenta con la adulación o las medias tintas”, dijo  en un editorial el diario Crítica del grupo investigado..

“Desde hace un año, Varela anunció que investigaba a Epasa, luego la Procuradora Kenia Porcell lo desmintió; pero cuando nuestros diarios denunciaron las conexiones de los Varela con el caso Odebrecht y los negociados del secretario general del Panameñismo, Adolfo Valderrama, se buscaron a un tonto útil de la Asamblea para denunciar temas relativos a la operación de compra que se le hizo a la Familia Arias y donde aparecen involucrados varios entidades bancarias, entre ellas, el Banco General”, añade el diario.