Edgar Fonseca, editor PuroPeriodismo.com

Una joven oficial policial costarricense que sigue cursos en el poderoso cuerpo de formación militar, Carabineros de Chile, denunció haber sido víctima de un supuesto abuso sexual por parte de un “oficial superior directo”, reveló ayer la Cancillería de la República en San José.

Según el sitio Noticias ChileVisión, la compatriota denunció haber sido supuestamente violada.

Cancillería confirma

“El Gobierno de la República realiza todas las acciones necesarias para garantizar la seguridad y acompañamiento a funcionaria de la Fuerza Pública costarricense, una becaria, cursando estudios en la Escuela de Carabineros en Santiago de Chile”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado difundido la tarde de este martes, feriado en Costa Rica por ser Día de la Madre.

“La joven policía, quien denunció ser víctima de violencia sexual por su superior directo en dicha Escuela, inició un proceso judicial”, agregó Relaciones Exteriores en uno de los más espinosos casos de las relaciones bilaterales, caracterizadas por fluidez y normalidad.

Denuncia supuesta violación

El sitio Noticias Chile Visión destapó la denuncia de la oficial costarricense. “La mujer señaló que los hechos ocurrieron el 1 de junio e indicó como responsable directo del hecho a su superior. “Me tomó de los brazos y abusó sexualmente de mí, violándome”, aseguró, según dicho sitio.

Tras el ataque fue internada en la enfermería de Carabineros, pero no denunció inmediatamente lo ocurrido por temor. Además, agregó que buscó terminar con su vida, pero una compañera la descubrió y la instó a denunciar, agregó el medio chileno.

El superior negó la acusación, pero de todas formas la institución decidió separarlo del cargo mientras se investiga lo ocurrido. En tanto, durante este lunes la escuela informó que la denunciante fue trasladada a una clínica psiquiátrica, consignó Noticias ChileVisión.

Embajador intervino

El comunicado oficial costarricense lo transmitió Verónica Vega, directora de Comunicación de la Cancillería, vía WhatsApp, en la red de prensa de Relaciones Exteriores a las 2:08 p.m. A las 4:10 p.m adjuntaron un audio con la versión del embajador en Santiago, Manuel Rojas.

La Cancillería agregó que “a través de la Embajada y el Consulado en ese país suramericano, activaron los protocolos establecidos y acciones de acompañamiento correspondientes en cuanto fueron informados de la situación, para garantizar sus derechos así como su integridad física y psicológica”.

Hechos delicados

Según Relaciones Exteriores, el embajador Rojas “informó de la comunicación con la funcionaria policial y con su representante legal, para verificar y resguardar su estado y la observancia de los procedimientos”.
“Por lo delicado de los hechos y resguardo de la identidad de la funcionaria, el Gobierno de la República no dará detalles o información adicional que ponga en peligro su integridad”, añade la versión oficial de San José.
“El Gobierno guardará la confidencialidad que se nos obliga en los casos de violencia sexual contra una mujer así como los protocolos que en esta materia se tienen, agregó Cancillería.

Silencio en Santiago

Los sitios oficiales de Relaciones Exteriores, Carabineros y de la Escuela Carabineros de Chile no mencionaban hasta anoche ninguna referencia a la denuncia de Costa Rica.

Tampoco El Mercurio ni La Tercera, ambos influyentes medios chilenos, tenían mención sobre el caso.

La Escuela de Carabineros la dirige el coronel Mauricio González Marín.

Presencia de Costa Rica

La presencia de personal de Costa Rica dentro de los cursos de formación bajo cooperación internacional del presente año en Carabineros aparece en el sitio oficial de la institución.

La formación de oficiales ticos en Carabineros data de varias décadas.

“Durante este año, están realizando el proceso de formación de Oficial de Carabineros 29 ciudadanos extranjeros, provenientes de Ecuador, Perú, Panamá, Costa Rica, Bolivia, Haití, República Dominicana y Paraguay”, dice el sitio.

“A partir del año 1995 –añade– la Escuela, forma parte del conjunto de planteles educacionales que ejecutan el “Programa de Cooperación Internacional de Policías Uniformadas Extranjeras” (CECIPU) del Gobierno de Chile según lo dispuesto en el decreto (C) N° 600, del 18 de octubre de 1995. Este programa ofrece cursos con dedicación exclusiva tanto en el ámbito de la formación, como en el de la capacitación, especialización y perfeccionamiento”.

“A través de los años, la Escuela ha recibido becarios provenientes de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Líbano, El Salvador, Filipinas, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Jordania y Venezuela, con más de 34 países adscritos al programa”, agrega.

“Considerando los 22 años de funcionamiento del Programa de Cooperación, desde 1995 a la fecha, se ha acogido a más de 2.000 becarios extranjeros en los procesos de formación, capacitación o especialización que imparten los planteles de Carabineros de Chile”, destaca el sitio.

Apoyo desde 1994

En el sitio oficial de Carabineros se consigna, en el segmento de cooperación internacional, asistencia a Costa Rica desde 1994 en el diagnóstico y la reorganización de las fuerzas adscritas al Ministerio de Seguridad Pública.

Según ese sitio, en 1994 una comisión de Carabineros hizo el diagnóstico de las fuerzas policiales costarricenses a petición del gobierno de entonces. En 1995, una misión de la institución chilena se encargó de asistir en la reorganización.

Costa Rica aparece en un listado de naciones en que también figuran España, Francia, Ecuador, Argentina, Guatemala, El Salvador, Colombia, Paraguay y México.

Instrucción intensiva

La Escuela de Carabineros del General Carlos Ibáñez del Campo está ubicada en Providencia, Avenida Antonio Varas 1842, Santiago, en un terreno de 135.760 metros cuadrados, consigna el sitio oficial escuelacarabineros.cl.

Cuenta con modernas instalaciones especialmente acondicionadas para el desarrollo integral de nuestros alumnos. Esta nueva infraestructura fue inaugurada en 1991 por el Presidente Don Patricio Aylwin Azócar y el General Director Don Rodolfo Stange Oelckers, agrega dicho sitio.

La instrucción que reciben quienes llevan su formación en dicha institución es intensiva, añade.

“Durante su formación, los Aspirantes a Oficiales del Tercer Escuadrón de la Escuela de Carabineros tienen períodos de práctica policial intensiva en verano y en invierno, desarrollándose esta última en distintas comisarías de la zona metropolitana. En estas cuatro semanas de instrucción los futuros Oficiales se enfrentan a situaciones reales, participando activamente en los procedimientos que se presenten en sus respectivos turnos, llevando a la práctica todos los conocimientos aprendidos en sus años de instrucción”, agrega el sitio.

Institución insignia de oficiales chilenos

“Creada el 19 de diciembre de 1908 mediante Decreto Supremo N° 5.565, en su actual ubicación y sobre un terreno de 13,57 hectáreas, se dio vida a la Escuela de Carabineros, que hasta nuestros días, y desde el Primer Curso de Aspirantes a Oficiales ha formado a más de un centenar de promociones, quienes, fieles a su vocación de servicio público, se han forjado bajo los aleros de la Doctrina Institucional de Carabineros de Chile”, dice el sitio oficial.

“Este Plantel –agrega– formador de Educación Institucional, tiene como misión la Formación, Especialización, Perfeccionamiento y Capacitación de los Oficiales de Carabineros de Chile. En el año 1968, por Ley de la República N°16.811, aprobada por el Senado con fecha 10 de abril de 1968, se promulga la disposición que establece la extensión del nombre a Escuela de Carabineros del General Carlos Ibáñez del Campo. Denominación que acompañó al viejo Cuartel y al moderno edificio que hoy nos cobija, y que, por más de 100 años, constituye un orgullo para Carabineros de Chile y particularmente para cada Oficial de Carabineros egresado de esta Alma Máter”.

“Escuela de Carabineros, es noble y bella tu tradición, los hombres que de ti surgieron dejaron huella de heroísmo y de honor”, destaca su lema.