Josef Maiman, poderoso empresario de origen judío, ahora colaborador eficaz de la justicia peruana, aceptó que usó sus empresas para trasladar coimas pagadas por la multinacional brasileña Odebrecht al expresidente Alejandro Toledo. Los $20 millones, dijo, terminaron en Costa Rica, destaca el diario El Comercio de Lima . La revista Caretas también ratifica el eslabón tico en dicho escándalo.

Edgar Fonseca, editor

En Costa Rica terminaron $20 millones en sobornos pagados presuntamente por la multinacional brasileña Odebrecht al expresidente de Perú, Alejandro Toledo, confirmó ante la justicia peruana un poderoso empresario de origen israelí, vinculado al caso y quien es ahora colaborador eficaz de las autoridades.

“Las mismas fuentes informaron que el empresario israelí certificó que Toledo sí recibió coimas de parte de la constructora brasileña y que estas terminaron en la off shore Ecoteva, constituida en Costa Rica”, amplía el diario El Comercio de Lima.

El diario detalla una cita del fiscal peruano Hamilton Castro con el empresario Maiman en Israel en la que este confirmó el eslabón tico del escándalo que sacude a Perú y por el cual hay orden de extradición y prisión contra Toledo quien se encuentra refugiado en EE.UU.

Tanto Toledo como Maiman son investigados por la justicia peruana por presunto lavado de activos.

“Todo el dinero terminó en Costa Rica”

Este lunes trascendieron en Lima detalles de la manifestación que hizo Maiman ante el fiscal Castro durante una cita de ambos en Israel. El informe lo divulgó la periodista Karem Barboza del diario El Comercio, el más influyente medio peruano.

El empresario peruano israelí –según el diario– confirmó en su manifestación que aquellas empresas de su propiedad fueron usadas para recibir el dinero de Odebrecht, el cual fue transferido posteriormente por él hacia Costa Rica, a través de la empresa Confiado International Corp.

Maiman Rapaport ratificó que, a pedido de Toledo, recibió el dinero de la constructora brasileña a través de las sociedades ‘offshore’ Klienfield Services Ltd, Intercorp Logistic e Innovation Research Engineering, mediante las cuales Odebrecht no solo canalizó pagos hacia funcionarios peruanos; sino también de otros países como Argentina y Colombia, agrega el diario.

Fueron una veintena de depósitos según lo declarado por el empresario peruano israelí. En febrero la fiscalía solo tenía conocimiento de 18 transferencias realizadas entre el 2006 y el 2010.

Maiman –amplió El Comercio- terminó con las especulaciones y ratificó ante la Fiscalía que el dinero depositado en sus empresas fue derivado a Confiado International y luego a otras sociedades constituidas en Costa Rica. Es decir, a Milan, que fue constituida en 2005 y a Ecostate, constituida en 2006. Sin embargo, años antes, la primera parte del dinero fue enviado a Sirlon Dash, creada en el 2002.

Fue luego de seis años que el ex presidente Toledo decidió realizar operaciones inmobiliarias en el Perú, por lo que pidió la transferencia del dinero a la ‘offshore’ Ecoteva Consulting Group constituida el año 2012, en Costa Rica, añade el diario.

“Todo el dinero terminó en Costa Rica”, confiaron fuentes cercanas a la investigación, cita el medio.

Las sociedades costarricenses Ecostate y Milan –agrega El Comercio– recibieron US$17’527.000 millones. Sirlon Dash recibió cerca de US$4’000.000 millones. Es así que para el 2012 las tres ‘offshore’ ya reunían los US$20 millones que pagó Odebrecht, según lo dicho por el colaborador peruano israelí.

Según La Nación en San José, la Superintendencia de Entidades Financieras (Sugef) investiga al banco Scotiabank por supuestamente haber recibido en sus cuentas fondos ligados a esa operación. Existe la posibilidad de una sanción administrativa en un proceso en que el banco puede ejercer su defensa, agrega el diario nacional. La Fiscalía, agrega, desestimó el caso.

Ver informe especial, El Comercio, Lima

Fiscal viajó a Israel a entrevistar a Maiman

La diligencia del Fiscal Castro se realizó a inicios de setiembre en Israel, informa El Comercio,  Maiman declaró personalmente ante el fiscal Hamilton Castro y corroboró información sobre las presuntas coimas que recibió el ex presidente Alejandro Toledo.

Para el Ministerio Público, dice el diario, era primordial no solo contar con el adelanto de la información brindada por el empresario israelí sobre la trama de corrupción tejida en torno a Toledo Manrique y la empresa Odebrecht.

El Comercio informó que Maiman Rapaport, al momento de suscribir el acuerdo preparatorio de colaboración eficaz, adelantó al fiscal anticorrupción Hamilton Castro la manera en que se habría concretado el pago de coimas por la Carretera Interoceánica. Estos anticipos de información se hicieron por varias vías, entre ellas a través de sus abogados.

Sin embargo, esta información no era suficiente para la fiscalía. Por ello, el pasado 1 de setiembre el jefe del equipo especial anticorrupción para el Caso Lava Jato, Hamilton Castro, junto a su adjunto Javier López Romaní, partieron rumbo a Israel.

Fuentes fiscales y registros migratorios confirmaron el viaje de los fiscales y relataron a este Diario que la presencia del jefe de equipo del Caso Odebrecht en Israel fue un pedido expreso de Maiman, quien no quería declarar ante un fiscal adjunto.

Ratifica depósitos en Costa Rica

Las mismas fuentes –dice El Comercio– informaron que el empresario israelí certificó que Toledo sí recibió coimas de parte de la constructora brasileña y que estas terminaron en la off shore Ecoteva, constituida en Costa Rica.

Tal dinero, fue enviado al Perú para que la suegra del ex presidente, la ciudadana Eva Fernenbug, realice la compra de dos inmuebles (Surco y La Molina) y también disponga el pago de hipotecas en favor de Alejandro Toledo y su esposa Eliane Karp, agrega el diario.

Además de ello, Maiman entregó parte de la documentación que había prometido a la fiscalía. Con estas pruebas, ambos fiscales regresaron a a Perú el último miércoles a seguir con sus pesquisas y corroborar las afirmaciones del empresario israelí.

Los detalles de esta declaración en Israel son guardados herméticamente por el Ministerio Público en Lima, que ha tenido en este viaje uno de los resultados más sólidos en cuanto a las pruebas que se usarán en contra del ex presidente Toledo, dice El Comercio.

Semanas atrás, la defensa legal del empresario israelí, el abogado Julio Mazuelos, declaró a El Comercio que “Maiman ha decidido colaborar con la justicia peruana brindando la información y detalles que conoce con relación a los casos Odebrecht, Camargo Correa, Ecoteva y otros en los que tuviera algo que aportar”.

 

——————————————————————————————————————————————————–

La ruta de la coima llega a Costa Rica, dice la revista Caretas

Cerrando el Círculo

Documento judicial revela que solo faltaba una pieza en el rompecabezas de Toledo. Y Maiman acaba de aportarla.

La semana pasada, el fiscal anticorrupción Hamilton Castro interrogó personalmente a Maiman en Israel.

 

La combativa revista Caretas, uno de los medios suramericanos más prestigiosos, también ratifica la ruta tica en el escándalo de los presuntos sobornos por $20 millones al expresidente Alejandro Toledo por la multinacional brasileña Odebrecht.

“Finalmente –dice Caretas– el 5 de setiembre la fiscal delineó en detalle la ruta de la presunta coima de US$ 20 millones que Odebrecht habría pagado a Toledo. El dinero proveniente de tres empresas offshore relacionadas con la constructora fue a parar a otras tres offshore de Maiman, desde donde fueron transferidas a las cuentas de Confiado International, pertenecientes también al empresario peruano israelí. “Siguiendo la cadena”, repasa Concha, “parte de dichos fondos habría sido transferida a las cuentas de las empresas Ecostate y Milán Ecostech y de ahí a la empresa Ecoteva (constituidas en Costa Rica) que habrían servido constituidos exprofesamente para el blanqueo de capitales ilícitos”. Desde allí los montos fueron repatriados al Perú para la compra de los dos famosos inmuebles –la mansión de Casuarinas y la oficina de lujo en Monterrico- y la cancelación de hipotecas a favor del matrimonio Toledo-Karp”.

Ver informe especial revista Caretas, Lima, Cerrando el círculo