Canal 13 no veta a Dios ni a la Virgen de los Ángeles, ratifica su presidente ejecutivo/Lamenta reacciones de odio e intolerancia

741

Edgar Fonseca, editor

Pese a que mantienen las decisiones adoptadas de eliminar de sus transmisiones la misa dominical y el rosario diario, el presidente ejecutivo del Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart-canal 13), Mario Alfaro Rodríguez, negó que veten en su programación menciones a Dios o la Virgen de los Ángeles.

Acusó al manejo irresponsable de algunos medios de las versiones sobre las medidas adoptadas.

“Lamento el tratamiento irresponsable que han dado algunos medios de comunicación. Con justa razón las personas creyentes, cristianas o católicas, se indignaron al leer titulares como “Borran a patrona de los ticos”, “Canal 13 desaparece todo lo católico”, “SINART prohíbe hablar de Dios en programación”. Eso es absolutamente falso, pero ofendió a un sector importante de la población”, dijo en respuestas a consulta del periodista Edgar Fonseca.

Las decisiones generaron malestar en la cúpula de la jerarquía católica y la Conferencia Episcopal de Costa Rica emitió un duro comunicado advirtiendo que no permitirían que que se pusiera en duda el patronazgo de la Virgen de los A´geles, amparado al culto y a normas legales adoptadas desde 1854. Pidieron, además al canal estatal, revisar las medidas de sacar de su parrilla la transmisión de la misma y del rosario.

Alfaro Rodríguez lamentó que en la controversia se hayan propalado expresiones de odio, violencia e intolerancia aunque las respeta.

Y cree que no debe haber proceso disciplinario contra la Defensora de las Audiencias por manifestaciones que ha hecho en lo personal de repudio a la Iglesia Católica antes de vincularse a la empresa.

“En mi opinión, no cabe un proceso disciplinario o sancionatorio. Eso sería atentar contra sus derechos humanos y laborales”, afirmó Alfaro Rodríguez.

¿En qué razones técnicas y estudios se fundamentaron estas decisiones?

 

-La decisión de sustituir los contenidos religiosos de culto o ceremoniales por una programación neutral, pluralista y participativa fue adoptada por el Consejo Ejecutivo del SINART, S.A., máximo órgano responsable de la programación y administración de la empresa, según lo establece su ley orgánica (Ley 8346).

 

El acuerdo fue adoptado en firme y de forma unánime por el Consejo Ejecutivo el 19 de octubre anterior (Acuerdo No. 2, sesión ordinaria No. 037-2017), con base en el informe que presentó la Defensoría de las Audiencias de los Medios de Comunicación del SINART (documentos adjuntos).

 

El estudio fue solicitado por el mismo Consejo Ejecutivo meses atrás, cuando se planteó una agenda de trabajo para el segundo semestre. La Defensoría de las Audiencias fue creada este año, para lo cual se realizó un concurso público, y funciona como un órgano asesor del Consejo Ejecutivo.

En campaña cualquier tema es politizado

¿Previeron la eventual reacción pública dado que se afecta un servicio a un sector de usuarios del importante conglomerado de la Iglesia Católica en el país?

El acuerdo se tomó desde octubre. Se tenía previsto realizar un foro con los trabajadores del SINART, S.A. y un proceso de información con actores externos, por medio de la Defensoría de las Audiencias. La sustitución de los contenidos de culto o ceremoniales se programó para 2018, de manera que los diferentes departamentos involucrados en el proceso –Programación y Producción, por ejemplo– pudieran preparar el cambio.

 

La información trasciende en un momento complejo, en medio de una campaña electoral, donde cualquier tema es politizado, y en un contexto muy particular, donde grupos sociales se manifiestan contra políticas públicas que consideran que atentan contra sus valores, principios y costumbres, como las guías de Educación para la Afectividad y Sexualidad Integral del MEP.

 

Hemos recibido mensajes, correos electrónicos y llamadas telefónicas. Las personas se manifiestan a favor y en contra de la medida. Como audiencias, consideramos que es su derecho y, por eso, instruí que se tomara nota de todas las comunicaciones para informar al Consejo Ejecutivo.

 

Lamento el tratamiento irresponsable que han dado algunos medios de comunicación. Con justa razón las personas creyentes, cristianas o católicas, se indignaron al leer titulares como “Borran a patrona de los ticos”, “Canal 13 desaparece todo lo católico”, “SINART prohíbe hablar de Dios en programación”. Eso es absolutamente falso, pero ofendió a un sector importante de la población.

 

Es triste el nivel de intolerancia, agresividad, irrespeto, odio y violencia que algunas personas que se oponen a la medida han manifestado en redes sociales o por medio de mensajes. Me cuesta creer que los insultos y epítetos que he leído vengan de personas que se dicen creyentes y practicantes de alguna religión.

Tomo nota del presidente

El presidente Luis Guillermo Solís se mostró en desacuerdo con la decisión. ¿Qué opinan de la posición del gobernante?

 

-Respeto profundamente el criterio del señor Presidente. Don Luis Guillermo preside el Consejo de Gobierno que actúa como asamblea de accionistas del SINART, S.A., de manera que, para mí, su opinión es muy importante, aunque lo haya dicho a título personal, como ciudadano católico. Tomo nota de sus palabras.

 

Puedo afirmar, con total seguridad, que ningún gobierno ha sido tan respetuoso de la independencia del SINART, S.A. como la administración Solís Rivera, que nos ha dado todo el apoyo para operar la empresa como un verdadero conglomerado de medios estatales de servicio público y no gubernamentales.

 

Igualmente, respeto la opinión de todas las personas que se han tomado la molestia de llamar o escribir, incluso de quienes lo han hecho con expresiones de odio, violencia e intolerancia; es reflejo de lo que somos como sociedad.

Pero el acuerdo e firme y unánime

¿Consideran, dada la reacción pública, revertir estas decisiones?

 

El Consejo Ejecutivo tomó un acuerdo en firme y de forma unánime. Los miembros del Consejo, al margen de nuestras creencias o prácticas religiosas, coincidimos en la necesidad de avanzar hacia un modelo de servicio público neutral, que garantice la pluralidad religiosa y promueva la participación, principios rectores contenidos en la ley orgánica del SINART, S.A.

 

Si veo anuencia a mantener la programación y dar un espacio prudencial para que los equipos de trabajo, principalmente de Producción y Programación, preparen una propuesta alternativa y de calidad, que responda al espíritu de la decisión; generar un proceso de consulta, información y validación; recoger y analizar datos –opinión pública– mediante instrumentos científicos.

 

No hay proceso contra Defensora de Audiencias

A estas decisiones es vinculada la Defensoras de las Audiencias. ¿Dicha funcionaria adoptó tales decisiones de común acuerdo con usted, como presidente ejecutivo del SINART y el Consejo Ejecutivo?

 

La Defensora de las Audiencias no tomó ninguna decisión. Las decisiones las tomó el Consejo Ejecutivo, a partir de un criterio técnico, elaborado y presentado por la funcionaria, a solicitud del mismo Consejo Ejecutivo.

 

La Defensoría de las Audiencias, si bien es cierto, es un órgano asesor que depende del Consejo Ejecutivo, cuenta con absoluta independencia funcional, de manera que nadie, ni el Presidente Ejecutivo, participa en los procesos de investigación, documentación y elaboración de informes técnicos.

De dicha funcionaria han trascendido manifestaciones de repudio a la Iglesia Católica. ¿Consideran mantenerla en sus funciones dadas tales manifestaciones?

 

El SINART, S.A. no hace propias las manifestaciones que hayan hecho a título personal sus colaboradoras o colaboradores, mucho menos, antes de ingresar a trabajar a la empresa. Hemos dispuesto convocarla al Consejo Ejecutivo para que se refiera a las publicaciones hechas por algunos medios de comunicación y para que tenga un intercambio con los miembros del Consejo.

 

En mi opinión, no cabe un proceso disciplinario o sancionatorio. Eso sería atentar contra sus derechos humanos y laborales.

No se prohibe hablar de la Virgen

La jerarquía de la Iglesia Católica censura que en el SINART se recomienda a sus funcionarios no mencionar a la Virgen de los Angeles como patrona del país.

Eso es completamente falso. El mismo “Criterio sobre la transmisión de contenidos religiosos en los medios de comunicación del SINART”, de octubre de 2017, que suscribe la Defensora de las Audiencias recuerda la obligación que tenemos los periodistas y productores de contenidos de “proteger la libertad religiosa de todas las personas, cualesquiera que sean sus creencias”.

 

No encuentro en dicho criterio (documento adjunto) una sola recomendación o conclusión que pueda considerarse o calificarse como censura. Es absolutamente falso que se haya limitado a nuestros colaboradores o colaboradoras la vivencia o expresión de su religión. Reafirmo nuestro compromiso con la neutralidad y el respeto por el pluralismo religioso consagrado en la Constitución Política y la Ley Orgánica del SINART, S.A. (artículo 4, inciso c), así como por la libertad de credo y las prácticas religiosas de las personas trabajadoras de la institución.

En transmisiones no vale reproducir creencias personales

¿En qué razones se fundamenta esta recomendación que critican los jerarcas de la Iglesia?

 

Para el 2 de agosto, la Defensoría de las Audiencias emitió una serie de recomendaciones a considerar para el personal del SINART, S.A. responsable de las transmisiones y la cobertura periodística. En mi opinión, tampoco pueden calificarse de censura. He revisado el documento y lo que veo son recomendaciones, principios y orientaciones básicas de neutralidad, imparcialidad y equilibrio en el ejercicio de la profesión, con un enfoque de derechos humanos, y a partir de buenas prácticas periodísticas; nada distinto a lo que estudiamos y aprendemos en la universidad quienes nos formamos como periodistas.

 

Por ejemplo: “Es fundamental diferenciar las opiniones de los hechos. Se debe evitar reproducir creencias personales. Una persona funcionaria del SINART está en su derecho de manifestarse según lo que dispone el catolicismo, Dios y la Virgen, y practicar en su vida personal todos los rituales que su religión celebra; pero en el ejercicio de su profesión, tiene que garantizar imparcialidad y respeto a todas las audiencias, las católicas y no católicas, las creyentes y no creyentes, por tanto, su cobertura no puede ser un reflejo de la práctica de su fe personal.”

 

Un periodista de deportes, no sale en cámara con la gorra o camiseta de su equipo de fútbol favorito durante una transmisión desde el estadio; un periodista que cubre política no levanta la bandera de la organización política-partidaria con la que simpatiza, mucho menos en campaña electoral. De igual forma, en el marco de un sistema de medios de servicio público que aspira a operar con neutralidad, sus periodistas y productores deben considerar a todas sus audiencias, creyentes o no, a la hora de informar sobre actividades religiosas de incuestionable interés público.

Hay informaciones manipuladas e inexactas

-¿Cómo valoran la posición de los obispos en ese sentido?

 

En lo personal, respeto profundamente, la posición de la jerarquía de la Iglesia Católica, y la de cualquier otra denominación religiosa que, producto de informaciones inexactas y manipuladas, se hayan pronunciado sobre el tema. Lamento que reaccionen sin contar con todos los elementos de juicio o tener un intercambio con nosotros, pero comprendo su malestar.

¿Qué funcionarios u órgano del SINART hizo esta recomendación?

 

Como señalé anteriormente, es absolutamente falso que el Consejo Ejecutivo o la administración del SINART, S.A. pretendan eliminar o censurar la cobertura de temas religiosos, o “eliminar a Dios” de nuestros contenidos, como irresponsablemente se ha dicho en algunos medios de comunicación. Nadie ha hecho recomendaciones en ese sentido.

-Siendo la Virgen de los Ángeles una imagen religiosa tan arraigada en la vivencia espiritual del país, ¿cuán prudente fue hacer una recomendación sobre eliminar su mención como patrona del país, como cuestionan los obispos?

 

Visto el documento en mención, no es preciso que se haya recomendado “eliminar su mención como patrona del país”, eso es imposible, y sería ignorar un elemento fundamental dentro de una cobertura informativa como la del 2 de agosto. Para coberturas religiosas, la Defensoría de las Audiencias recomienda “prescindir de frases que conlleven a generalizaciones”, son cosas distintas. En mi opinión, un buen periodista puede utilizar esas frases al contextualizar, describir e informar a sus audiencias; puede atribuir la información, según corresponda; y, sin dejar de utilizar ese tipo de expresiones, puede garantizar un tratamiento neutral.

Golpe a la imagen está por medirse

¿Cuánto creen han afectado estas decisiones la imagen y relación del canal con sus usuarios?

 

Imposible determinarlo en este momento. El daño lo provocaron los medios que dieron un tratamiento tan irresponsable a la noticia, que mal informaron a sus lectores, que difundieron información inexacta y falsa, que ignoraron las comunicaciones y aclaraciones formales que emitió el SINART, S.A. de manera oportuna. Repito, la gente tiene razón de sentirse molesta, porque recibieron información manipulada.

 

El rating, aunque no es una medida muy confiable, se registra todos los días. No he visto ni he recibido ningún reporte negativo hasta el momento. Por el contrario, el SINART, S.A. atraviesa un proceso de renovación y está ofreciendo una programación alternativa y de calidad, principalmente, en la franja de mayor encendido con buenos resultados.