Edgar Fonseca, editor Foto Relaciones Exteriores*

En la campaña más atípica de tiempos recientes, bajo el silencio de los días santos, pero con una ruidosa batalla en las redes sociales, el país elige este domingo de Resurrección, presidente de la República, en una segunda vuelta infartada por la controversia del matrimonio homosexual y marcada por adhesiones políticas inesperadas en los dos bandos en disputa.

Fabricio Alvarado, de 43 años, candidato y predicador evangélico, puntero en los más recientes sondeos, y Carlos Alvarado, de 38 años, comunicador, candidato del partido de gobierno PAC, son las dos opciones ante las que se decidirán los votantes.

En la recta final, la campaña se vio silenciada por las fechas de Semana Santa, aunque continuó con debates televisivos y bajo una aguda pugna entre contendores en redes sociales por legitimar o atacar a su candidato favorito.

La segunda vuelta culmina un proceso que tuvo su primera cita el cuatro de febrero cuando ninguno de los principales aspirantes obtuvo el 40% de los votos válidos, como demanda la Constitución Política y las normas electorales.

Un total de 3.3 millones de votantes están convocados a las urnas. Se estima que, dado el receso santo, el abstencionismo, que alcanzó 34% en la primera vuelta, podría aumentar.

En el exterior, decenas de electores inscritos en consulados iniciaron la segunda ronda desde la noche del sábado, por diferencia de horario con el país.

Votos tempraneros se dieron en Sidney, Australia, Seúl, Corea del Sur, Beijing y Nueva Delhi, como parte de los 31 mil electores inscritos.

Navas: esto no es una guerra

Con los ánimos exacerbados en las redes, Keylor Navas, el astro tico en el fútbol europeo llamó a la calma. “Esto no es una guerra es la democracia de nuestro país”, dijo Navas en un mensaje divulgado por el Tribunal Supremo de Elecciones horas antes de los comicios. “Quiero pedirles respeto como costarricenses que somos”, enfatizó.

En disputa, el predicador Alvarado, súbito favorito, según constantes sondeos, debido a su duro ataque a una opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que manda a Costa Rica a legalizar las uniones homosexuales.

“La familia se respeta” fue el eslogan que catapultó a Alvarado, diputado, periodista y expresentador de televisión al primer lugar de los sondeos en los que, hasta la última semana previa a Semana Santa, mantenía una ventaja de 12%, 56% vs 44% sobre su adversario, según estudios de la firma independiente Opol.

Alvarado ganó la primera vuelta con 24,9% de respaldo.

Se montó en la cresta de una ola de indignación pública que registró el fallo de dicha Corte cuando un 70% de los ciudadanos lo rechazó, según estudios de la Universidad de Costa Rica.

Otro sondeo, al cierre de esta campaña, también de la UCR, estimaba un virtual empate técnico entre los aspirantes, con una leve ventaja del candidato oficialista, Alvarado, 43% vs 42% de su opositor.

Carlos Alvarado, comunicador de 38 años, marcó su recta final de campaña por una sorpresiva alianza con Rodolfo Piza, excandidato PUSC, y por allegar a destacadas figuras económicas conservadoras, opositores tradicionales al PAC y sus políticas de gobierno.

Tales inesperadas adhesiones de grupos de dirigentes de los dos partidos tradicionales PLN y PUSC para ambos candidatos se mantuvieron hasta horas antes del cierre de campaña.

El excandidato PLN, Antonio Álvarez, dio un respaldo de último minuto al candidato evangélico la mañana del miércoles santo. También lo hizo su esposa la politólogo Nuria Marín.

Con anterioridad, decenas de dirigentes verdiblancos le dieron su apoyo a Fabricio Alvarado.

Calles vacías, mente en las urnas

Con la capital y calles de demás ciudades vacías pero con la mente en las urnas, los votantes se aprestaban a asistir este domingo al insólito ejercicio electoral.

“Luego de unos días en familia, de reflexión y descanso nos regresamos a votar, porque tenemos un compromiso con el país con un Gobierno Nacional liderado por Carlos Alvarado Quesada. No se quede en casa, no se quede de paseo, vivamos la democracia”, instó Piza este sábado en su cuenta Twitter.

“Hacemos un llamado a toda Costa Rica a que se regrese de vacaciones el sábado, para que el domingo salgamos a votar. Cada voto es necesario en este escenario”, dijo horas antes el candidato gobiernista.

De ganar las elecciones, Fabricio Alvarado no sería el primer presidente evangélico en América Latina. “El primero fue Jimmy Morales, en Guatemala, que también es un reconocido pastor de la Iglesia evangélica. Es una nueva tendencia de un tipo de partido político en América Latina. Estas organizaciones cristianas tienen una fuerte presencia en los Parlamentos, como es el caso de Brasil. Es un fenómeno que se ha ido extendiendo en América Latina”, destacó Ilka Treminio, directora de Flacso, en Costa Rica, en un informe del sitio informativo alemán dw.com.

En Sidney, Seúl y Beijing electores ticos inscritos en el exterior iniciaron las votaciones de la segunda ronda.

—————————————————————————————————–

* Foto: Natalia Robles Miranda votó en Buenos Aires, Argentina.

Viajó desde la provincia de Chubut (1300 km) para votar en Buenos Aires, Argentina, informa Cancillería.

Foto Relaciones Exteriores