PuroPeriodismo.com, Edgar Fonseca, editor

Cuatro sospechosos del asesinato de una mujer, su novio y su hermano menor de

edad, ocurridos el 12 de agosto del 2017, en Guadalupe de Esparza, fueron capturados este martes, anunció el Ministerio Público.

Entre los detenidos figura un exalto jefe policial del grupo GAO de Alajuela.

Las capturas se lograron gracias a cuatro allanamientos dirigidos por la Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada en Alajuela y uno en Sarapiquí.

 Los detenidos son –según la Fiscalía– de apellidos Saborío, exoficial de la Fuerza Pública de Alajuela; Vargas, oficial de ese cuerpo policial en La Guácima de Alajuela; Barboza, quien fue jefe del Grupo de Apoyo Operacional (GAO) de la Fuerza Pública de Alajuela y Rodríguez.

 

La Fiscalía informó que esperan tomar la declaración indagatoria de los cuatro en las próximas horas, para definir la medida cautelar a solicitar ante el Juzgado Penal de Alajuela, por su vínculo con un plan para robar una alta cantidad de dinero al ofendido Andrés Pérez Vargas, a quien interceptaron el 11 de agosto en Pueblo Nuevo de Alajuela, cuando viajaba en un carro junto a la víctima Isamara Villalta Solano y el menor de edad.

 

Por una caja de dinero

Según el informe del Ministerio Público, se cree que ese día los sospechosos se presentaron vestidos con atuendos de policías, a bordo de dos vehículos, y tras reducir a la impotencia a los ofendidos, los privaron de su libertad y los trasladaron a otro sitio; luego habrían obligado a Pérez a llamar a una tercera persona, para que le entregara al grupo una caja fuerte propiedad del ofendido con una alta suma de dinero.

 

En apariencia –agregó la versión judicial–  cuando los sujetos se apropiaron del dinero, trasladaron a las víctimas hasta Guadalupe de Esparza y ahí les dieron muerte disparándoles con armas de fuego, para posteriormente lanzar sus cuerpos al cauce del río Jesús María.

 

Los allanamientos permitieron decomisar evidencia importante para la investigación que se desarrolla, tal como teléfonos celulares, armas de fuego reales y falsas, indumentaria de policías, chalecos antibalas y un vehículo, detallaron las autoridades.