Caro entre los 10 fugitivos más buscados del FBI/Ofrecen $20 millones por su captura

409

Edgar Fonseca, editor/ Foto DEA

El capo mexicano Rafael Caro quien en abril de 1985 fue descubierto, detenido y expulsado de Costa Rica fue agregado este miércoles a la lista de los 10 fugitivos más buscados del FBI, se anunció oficialmente, y las autoridades estadounidenses ofrecen una recompensa de $20 millones por informes que conduzcan a su arresto.

El subdirector de la Oficina Federal de Investigación David L. Bowdich, el administrador interino de la Administración Antidrogas, Robert W. Patterson, el subsecretario adjunto del Departamento de Estado de los EE. UU. James Walsh y el director asociado interino del Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos, Derrick Driscoll, anunciaron hoy la incorporación del fugitivo Rafael Caro-Quintero a la lista del FBI de “Diez prófugos más buscados”, consigna el sitio de la policía antidrogas de EE.UU., DEA.

Caro-Quintero –añaden– es buscado por su presunta participación en el secuestro y asesinato del agente especial de la DEA Enrique Camarena Salazar (también conocido como “Kiki”) en 1985. Esta es la primera vez que un fugitivo de la DEA aparece en la lista de los 10 mejores fugitivos del FBI.

 

Eslabón tico

En el informe de la DEA se señala el presunto nexo de Caro en Costa Rica al consignar que estuvo a cargo del cartel de Guadalajara en nuestro país.

Caro-Quintero es ampliamente considerado como uno de los “padrinos” mexicanos del narcotráfico, y ayudó a formar el Cartel de Guadalajara a fines de los años setenta. Supuestamente, se convirtió en uno de los principales proveedores de heroína, cocaína y marihuana en los EE. UU., Y estuvo a cargo del cártel en Costa Rica y en la frontera de EE. UU./México, ratifica la DEA.

Narco líder, dice DEA

Además, la DEA y el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York anunciaron hoy el desbloqueo de una acusación adicional contra Quintero, alegando su papel como líder de una empresa criminal continua y el individuo responsable del brutal asesinato de Camarena. La acusación también detalla su papel de liderazgo en el tráfico de metanfetamina, heroína, cocaína y marihuana en los Estados Unidos y en otros lugares y refleja sus actividades delictivas de 1980 a 2017.

Según el anuncio de la DEA, el 30 de julio de 1992, el Tribunal de Distrito de EE. UU. Del Distrito Central de California emitió una orden de arresto federal en la que se acusaba a Caro-Quintero de crímenes violentos en beneficio de la delincuencia organizada; conspiración para secuestrar a un agente federal; secuestro de un agente federal; delito mayor de asesinato de un agente federal; ayuda e instigación; y accesorio después del hecho.

“Junto con nuestros socios federales en la DEA, el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos y el Departamento de Estado de los EE. UU., Estamos comprometidos a llevar ante la justicia a este delincuente peligroso y líder de cartel responsable del brutal asesinato de un agente de la DEA”, dijo el Director Adjunto del FBI. Bowdich.

No olvidan muerte de Kiki Camarena

Treinta y tres años después de perpetrado el asesinato del agente Camarena en Guadalajara, las autoridades estadounidenses no cesan en rastrear y acusar al principal sospechoso, Caro Quintero, quien, tras ese hecho, huyó y pasó escondido unas semanas en una mansión cerca del aeropuerto Santamaría.

Caro fue apresado de madrugada mientras dormía en la mansión tras una fiesta junto a sus secuaces y su compañera sentimental, Sara Cosío, hija de un millonario mexicano.

Todos fueron capturados en una operación fulminante del OIJ y la DEA. El entonces Fiscal General y hoy magistrado de la Sala IV, Fernando Cruz Castro avaló la expulsión de Caro y su grupo.

Caro y sus secuaces llegaron a Costa Rica en un avión ejecutivo pilotada por un costarricense.

Su presencia en el paìs desató una tormenta política, investigaciones legislativas y judiciales y el señalamiento de una supuesta “autoridad política superior” vinculada al capo, lo que nunca se esclareció. Una comisión legislativa recomendó severas sanciones políticas.

“El agente especial Camarena se dedicó a detener el tráfico de drogas y romper el ciclo de delitos relacionados con las drogas. Mostró tremendo coraje para perseguir a los narcotraficantes más violentos, y es por su coraje y su altruismo que no vamos a dejar de buscar a Caro-Quintero hasta que lo encontremos y lo pongamos de nuevo tras las rejas a donde pertenece”, amplía DEA

“La DEA agradece a todas las agencias federales encargadas de hacer cumplir la ley que se han comprometido a perseguir a Rafael Caro-Quintero hasta el momento en que es capturado y devuelto a su legítimo lugar en la prisión”, dijo el administrador interino de la DEA Robert W. Patterson. ‘Kiki’ Camarena tiene un lugar especial en nuestros corazones y su sacrificio siempre será recordado por los hombres y mujeres de la DEA que llevan a cabo nuestra misión todos los días”, agrega la policía antidrogas estadounidense.

“Nuestra oferta del Programa de Recompensas por Narcóticos de $20 millones refleja el compromiso del Departamento de Estado con el esfuerzo gubernamental para rastrear a Caro-Quintero”, dijo James Walsh, Subsecretario Adjunto, DOS. “Nos complace utilizar el Programa de Recompensas para apoyar este esfuerzo revigorizado de la aplicación de la ley, y por fin llevar a este criminal ante la justicia”, añadió.

“Los Mariscales de los Estados Unidos –advierten– permanecen firmes en la búsqueda de justicia para nuestro hermano, el Agente Especial de la DEA” Kiki” Camarena”, dijo el Director Asociado de Operaciones de los EE.UU. Marshals Derrick Driscoll. “Continuaremos aprovechando todos los recursos y trabajando con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley aquí y en México para desarrollar la información que conducirá a la captura de Rafael Caro Quintero”.

 

Así lo mataron

En noviembre de 1984 –amplia el informe de la DEA–  las autoridades mexicanas allanaron una plantación de marihuana de 2.500 hectáreas propiedad de Caro-Quintero. El Cartel de Guadalajara culpó al agente especial Camarena  y decidió tomar represalias.

El agente especial Camarena -un ex infante de marina, bombero, oficial de policía y alguacil adjunto- estuvo muy cerca de desbloquear un ducto de drogas de un millón de dólares de México a los Estados Unidos en 1985. Antes de que pudiera exponer las operaciones de tráfico de drogas, fue  secuestrado camino a almorzar con su esposa el 7 de febrero de 1985 en Guadalajara, Jalisco, México. Supuestamente, las órdenes directas del secuestro vinieron de Caro-Quintero. Camarena fue rodeado por cinco hombres armados que lo arrojaron a un automóvil y luego se alejaron. Se cree que Camarena murió a los dos o tres días de su secuestro, pero su cuerpo no fue encontrado hasta el 5 de marzo de 1985. El agente especial Camarena es sobrevivido por su esposa y sus tres hijos, cita el informe oficial norteamericano.

El Programa de Recompensas de Narcóticos del Departamento de Estado ofrece una recompensa de hasta $ 20 millones por información que conduzca al arresto y / o condena de Rafael Caro-Quintero. Cualquier persona con información sobre Caro-Quintero no debe tomar ninguna acción por su cuenta, sino que debe ponerse en contacto inmediatamente con la Embajada o el Consulado de EE. UU. más cercano, consigna la versión oficial estadounidense.