Meco disputa contrato por $300 millones en Panamá

442

PuroPeriodismo.com

Una batalla sin cuartel han emprendido las multinacionales FCC Construcción y Meco por un contrato de más de $300 millones, informa el diario La Prensa de Ciudad Panamá.
Se trata –dice el diario– del segundo tramo del corredor de playas, convocado desde 2017 por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), aunque no se ha podido adjudicar por una serie de reclamos en los que se descalifican las propuestas.

La costarricense Meco, asociada con la nacional Cusa para conformar el Consorcio Vial II, alega anomalías en los tiempos fallados y extralimitación de funciones, agrega el medio.

El nuevo contrato se sumaría a otros dos por $48 millones recientemente adjudicados a la firma nacional tras el escándalo denominado Blue Apple en que autoridades panameñas investigan supuestos pagos indebidos de empresas a funcionarios.

El 10 de marzo, La Prensa informó que el empresario Carlos Cerdas Araya, presidente de Meco, dijo ante la Fiscalía Sexta Anticorrupción de Panamá que había hecho supuestos pagos por $9,4 millones a un exfuncionario del MOP.

El diario panameño consignó, además, una versión de La Nación de San José  que el 13 de abril reveló que la constructora había alcanzado un acuerdo de colaboración con la citada fiscalía. El convenio de cooperación entre MECO y la fiscalía panameña consta en una certificación del 16 de marzo firmada por Yazmina Montoya, fiscala anticorrupción, dijo dicho diario.

Reclamos

Según La Prensa, la disputa por el nuevo contrato de $300 millones se da en medio de reclamos de los grupos empresariales interesados.

Sus reclamos, dice FCC, han dilatado el proceso y son “temerarios”, por lo que la constructora española respondió con un recurso el pasado 11 de mayo, que no fue admitido por la Dirección de Contrataciones Públicas, cita el diario.

En el documento defiende su propuesta y detalla las carencias que han hecho que la propuesta de Meco tenga una menor puntuación por “no cumplir con los requisitos mínimos obligatorios.

Ver diario La Prensa, Ciudad PanamáFCC y Meco se pelean contrato de $300 millones

 

———————————————————————————

Midiendo fuerzas

 

La costarricense Meco y la española FCC Construcción miden sus fuerzas desde el año pasado, y ahora con mayor intensidad, por un millonario contrato cuya fecha de adjudicación parece no existir en el calendario, detalla el diario La Prensa.

Los reclamos admitidos –agrega–  que de forma automática, paralizan el proceso de licitación, se han convertido en una constante. Este mes se emitió la última consideración de la comisión evaluadora y automáticamente Meco le puso el freno a la decisión que favorecía a FCC. Esta última se rebeló y arremetió contra su rival, acusándola de actos “temerarios”.

Desde el 13 de diciembre de 2016, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) publicó el aviso de convocatoria para la licitación de la ampliación a seis carriles de la carretera Interamericana.

Se trata del segundo tramo del llamado corredor de playas, que abarca desde el sector de Santa Cruz a San Carlos.

Al llamado concurrieron tres consorcios, y el 7 de julio de 2017 se da el acta de apertura de propuestas. Los participantes fueron: Consorcio FCC- Corredor de Playas II; China Communications Construction; y el Consorcio Vial II, formado por Meco y Constructora Urbana S.A. (Cusa).

En noviembre de 2017 se publicó el primer informe de la comisión evaluadora.

El grupo chino obtuvo un puntaje tan bajo que quedó fuera de apuestas, la empresa española obtuvo la mayor nota (90.98) y dejó a Meco con el segundo y último lugar, tras recibir 82 puntos.

La compañía tica, que admitió el pago de coimas a cambio de agilizar órdenes de pago en la pasado administración del MOP, presentó lo que sería su primer reclamo, pero antes de que este fuera evaluado, desistió de la acción, amplía La Prensa.

De forma coincidente, el MOP ordenó el análisis de todas las propuestas; y FCC sacó nuevamente la mayor puntuación.

Meco, sorpresivamente, terminó en peores términos de lo que había previsto: fue descalificada por no contar con los requisitos mínimos exigidos, entre los que se destacan la experiencia en proyectos que clasifiquen como autopistas.

Sin embargo, la empresa tica no aceptó el resultado y presentó un nuevo reclamo.

El MOP ordenó un análisis total de las propuestas por una nueva comisión evaluadora, que termina refrendando los resultados anteriores.

Entre las quejas de Meco, plasmadas en varios reclamos, señala que uno de los informes técnicos se emitió fuera de término, por lo que la comisión evaluadora se habría extralimitado en sus funciones.

Advierte, además, que los miembros de la comisión “aceptaron y convalidaron una serie de incumplimientos de la propuesta técnica del Consorcio FCC – Corredor de las Playas II, interpretando de manera subjetiva e ilegal el contenido del pliego de cargos y sus adendas”.

FCC levanta la mano

El contrincante español –según La Prensa– se defendió de tales señalamientos en un reclamo que presentó el 10 de mayo, pero que no tuvo ningún efecto. La Dirección de Contrataciones Públicas no lo admitió.

La empresa española, que ha estado asociada con la confesa Odebrecht en obras como el Metro, adjunta en el reclamo todas las pruebas que echan por tierra los planteamientos de Meco.

FCC hace énfasis en su solvencia económica y en la capacidad técnica del personal que estaría a cargo de la obra, como el es caso del jefe de control de calidad.

Además, descalifica la experiencia del Consorcio Vial II en el diseño que requiere el corredor de playas.

Al igual que Meco, la empresa española escudriñó cada detalle de su oponente. Destaca hasta el supuesto de que un personal técnico que debe tener 10 años mínimo de experiencia solo tiene 9.5 años.

Se queja de que en las cartas de referencia bancaria, presentadas por Constructora Meco y Cusa, se observa que el notario público hizo un “cotejo”, cuando el requisito era presentar el original con una autenticación de firma, por lo cual dichas cartas no cumplen con el requisito mínimo.

El reclamo de FCC estuvo dividido en tres grandes partes: la cronología de los hechos, la defensa de su propuesta y el señalamiento de los errores e incongruencias de su oponente.

Con esto dio paso a la solicitud de que se levante la suspensión del acto público y se desestime la última acción de reclamo presentada por el Consorcio Vial II, y se continúe con el curso del acto público, a fin de que el Estado pueda adjudicar el contrato.

La Dirección de Contrataciones Públicas respondió el pasado 14 de mayo que esto no estaba dentro de sus facultades. Aclaró que su función es admitir o no las acciones de reclamo en los procesos de selección del contratista.

La ley, por su lado, no establece un límite de recursos, y cada vez que se reclama, el acto se paraliza. El último reclamo de Meco y Cusa fue admitido el pasado 7 de mayo. Pide que se haga una evaluación con una comisión independiente del MOP.

Ver diario La Prensa, Ciudad Panamá, Contrato vial en eterna evaluación

 

——————————————————————————–

Otros dos contratos por $48 millones

La constructora costarricense Meco se adjudicó dos contratos de obra pública en Panamá por un monto de $48 millones tras el escándalo del caso denominado Blue Apple en que autoridades judiciales de esa nación investigan supuestos pagos indebidos de empresarios a funcionarios públicos, informó el diario La Prensa de Ciudad Panamá.

Según el diario, los dos contratos adjudicados por el Ministerio de Obras Públicas a la empresa costarricense son para reparar 80.3 kilómetros de calles y caminos en la provincia de Chiriquí.

Meco –detalló La Prensa– presentó las ofertas más económicas para ambos contratos: 23.9 millones de dólares y 24.2 millones de dólares, respectivamente, superando las propuestas de Constructora Urbana, China Railway International Group, Ininco, Construcciones Civiles y Concretos Nacionales, Central Mix, Conalvías y Bagatrac.

Meco, junto con Conalvías y Bagatrac, son vinculadas a las investigaciones que adelanta el  Ministerio Público relacionadas con el caso Blue Apple, una sociedad a través de la cual se habrían pagado unos $40 millones en sobornos por contratistas del Estado a cambio de la agilización de trámites administrativos para la ejecución de las obras y desembolsos de dinero, agregó el mencionado medio.

El 10 de marzo, La Prensa informó que el empresario Carlos Cerdas Araya, presidente de Meco, dijo ante la Fiscalía Sexta Anticorrupción de Panamá que había hecho supuestos pagos por $9,4 millones a un exfuncionario del MOP.

El diario panameño consignó, además, una versión de La Nación de San José  que el 13 de abril reveló que la constructora había alcanzado un acuerdo de colaboración con la Fiscalía Sexta Anticorrupción. El convenio de cooperación entre MECO y la Fiscalía panameña consta en una certificación del 16 de marzo firmada por Yazmina Montoya, fiscala anticorrupción, dijo dicho diario.

Según la certificación, el convenio se dio con el empresario Cerdas Araya y fue homologado por un juzgado del Primer Circuito Judicial de Panamá el 11 de diciembre. En el acuerdo “se dispuso no formular cargos” contra Cerdas Araya y Constructora MECO.

El Ministerio Público –según La Prensa– reaccionó señalando que la información proporcionada por los empresarios que firmaron acuerdos de colaboración eficaz permitió conocer cómo se utilizó la estructura societaria y evidenció la comisión de otros delitos, que ocasionaron la apertura de nuevas investigaciones.

El nuevo contrato

El nuevo contrato otorgado a Meco, informó el diario panameño, tendrá una duración de 24 meses.

Meco –consignó dicho medio– se ha hecho con importantes contratos adjudicados por la administración de Juan Carlos Varela, como la ampliación a ocho carriles de la carretera Panamericana entre el puente de las Américas y Arraiján, que ejecuta en consorcio con Acciona; y el Instituto Técnico Superior del Este, junto a Edificadora Centroamericana Rapiparedes.