Presidente Alvarado califica de “sangrienta” la represión de Ortega contra opositores

253
  • Mandatario destaca condena de OEA al régimen por graves violaciones a derechos humanos
  • Manifestantes no  son terroristas, advierte Costa Rica en fuerte pronunciamiento diplomático

 

Edgar Fonseca, editor/Foto El Nuevo Diario, Managua

El Presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, denunció ayer como “sangrienta” la represión del régimen de Daniel Ortega contra grupos opositores tras tres meses de revuelta ciudadana con saldo de más de 350 muertos, centenares de heridos, detenidos, desaparecidos y un extendido estado de convulsión y caos en dicha nación.

Alvarado celebró la resolución aprobada ayer por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra el régimen de Daniel Ortega al que el ente hemisférico censuró por graves violaciones a los derechos humanos y exigió el anticipo de elecciones para el próximo año.

“Alzamos la voz y reprobamos la sangrienta represión. No podemos volver al pasado, donde los nicaragüenses vivían las mismas desapariciones, detenciones, intimidaciones contra manifestantes, medios de comunicación, estudiantes y miembros de la Iglesia”, destacó Alvarado en uno de sus mensajes más vehementes contra el régimen de Managua.

La condena de la OEA contó con los votos de: Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía. Uruguay, Antigua y Barbuda,Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá y Chile.  Fueron 21 votos a favor, tres en contra, abstenciones siete y tres asusentes.

“Agradecemos el accionar del Consejo Permanente de la OEA  por aprobar la resolución que tanto Costa Rica como 8 países más impulsamos para condenar las graves violaciones a los derechos humanos que vive el pueblo hermano nicaragüense”, sostuvo el mandatario.

“Exigimos se identifique a los responsables de la violencia, a través de los procedimientos legales correspondientes. Seguiremos luchando porque el buen juicio sea parte de la gobernabilidad de nuestro hermano país”, insistió Alvarado.

La Canciller de Costa Rica, Epsy Campbell, también atacó al régimen de Ortega por la feroz represión contra los opositores.

“Costa Rica no puede permanecer impávida y silenciosa. Seguiremos alzando nuestra voz en defensa de un pueblo que vive una de las peores y más sangrientas represiones; seguiremos alzando nuestra voz hasta que la razón y el buen juicio regresen a Nicaragua y su gobierno dé marcha atrás a esta oleada de violencia y represión”, advirtió.

En Managua los medios vieron como una doble derrota para Ortega la condena en la OEA.

El gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo sufrió una doble derrota política en la Organización de Estados Americanos (OEA): 21 países del hemisferio aprobaron este miércoles una resolución que condena la represión y la violencia del régimen contra “el pueblo de Nicaragua”, destacó el sitio Confidencial de Managua.

No son terroristas

El Gobierno de Costa Rica rechazó en la OEA que se llame terrroristas a quienes luchan contra el régimen de Ortega.

La Ministra Consejera Linyi Baidal expresó que Costa Rica como país coproponente del proyecto de resolución “se siente agradecido y alentado, pero no satisfecho”.

“No lo podemos estar porque la situación en Nicaragua continúa deteriorándose; jóvenes estudiantes, hombres y mujeres sencillos y trabajadores siguen siendo víctimas mortales de la represión y la barbarie. No, no son terroristas como se les ha querido calificar”, dijo.

Baidal –según la versión oficial– recordó que este 19 de julio se conmemorará un aniversario más del triunfo de la Revolución Sandinista, “un movimiento que se gestó para acabar con el abuso y la represión contra su pueblo, no para repetir casi cuatro décadas después, las mismas desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, intimidaciones contra manifestantes, contra medios de comunicación, contra jóvenes estudiantes, contra defensores de los derechos humanos y contra miembros de la Iglesia Católica”.

El texto aprobado en la OEA condena también los ataques contra el clero, el hostigamiento a los obispos católicos que participan en el Diálogo Nacional, los actos de violencia en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), la sede de Caritas y otros manifestantes pacíficos.

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), presidido por la Embajadora costarricense Rita Hernández, aprobó este miércoles una resolución, impulsada por Costa Rica y otros ocho países, para condenar las graves violaciones a los derechos humanos que ocurren en la República de Nicaragua, ratificó Presidencia en San José.

El texto reitera la grave preocupación de la OEA, por todos los actos de violencia, represión y abusos, incluyendo aquellos cometidos por la policía, grupos parapoliciales y otros actores contra el pueblo de Nicaragua, según lo ha documentado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sostuvo la posición oficial costarricense.