Repudio nacional a brote xenofóbico; Presidente llama a no caer en provocaciones

202

Edgar Fonseca, editor/Foto EFE, El Nuevo Diario, Managua

El sorpresivo brote de xenofobia contra inmigrantes nicaragüenses, escenificado por grupos anarquistas la tarde del sábado en el Parque La Merced y otros sitios capitalinos, desató una ola de repudio y censura nacional y forzó al gobierno a una cadena de televisión de emergencia en la que el Presidente Carlos Alvarado llamó al país a no caer en actos de provocación.

“Hago un llamado a la calma, a la paz, a actuar con prudencia, a no caer en provocaciones o llamados al odio”, advirtió anoche  Alvarado  en cadena nacional de televisión.

“Informémonos de manera correcta, cada persona juega un papel fundamental en la conservación de la paz social que como costarricenses hemos construido por décadas y que disfrutamos hoy”, dijo.

Ratificó el compromiso del gobierno para garantizar que Costa Rica siga siendo un país de paz, sin ejército, respetuoso de las leyes y de los derechos de las personas, solidario y pacífico que, unido, logra lo que se propone incluso frente a los desafíos más difíciles.

“Debe prevalecer la sensatez, la prudencia, la inteligencia y la solidaridad”, insistió el gobernante.

Enfatizó que este es un tema de Estado que trasciende al gobierno, y que, en ese sentido, ha instruido para que este lunes se informe a las fracciones de diputados y diputadas las acciones realizadas y para profundizar en la coordinación con ese Poder de la República.

Aseguró que se fortalecerá la coordinación gubernamental que se ha venido dando con las alcaldías, las iglesias y sociedad civil en diferentes partes del país.

Las más recientes manifestaciones xenofóbicas son un fenómeno que no es exclusivo de Costa Rica, dijo el mandatario. “Lo experimentan otros países en Europa y en América Latina que tienen que emplearse a fondo para salir adelante”.

Anunció que se ha gestionado la cooperación internacional, con las agencias de Naciones Unidas así como con los Estados Unidos y la Unión Europea para fortalecer estas y otras acciones.

Disturbios provocados por grupos de particulares, convocados por las redes, derivaron la tarde del sábado en al menos 44 detenciones. La mayoría de los individuos quedaron libres ayer. Las acciones las emprendieron con consignas contra inmigrantes nicaragüenses.

En las redes se generó una ola nacional de estupor y censura por tales acciones y la demanda al gobierno de mano dura frente a estos grupos.

La mano negra de Ortega

“Los destinos de CostaRica y Nicaragua están entrelazados. Por nosotros y por ellos, debemos apoyar la lucha por la restitución de la democracia en el hermano país y acoger a quienes huyen de la brutal represión que mata y encarcela”, destacó la expresidenta Laura Chinchilla.

“El régimen Ortega-Murillo no se conformará con dañar a su país, también buscará dañar al nuestro y propiciar el odio entre pueblos hermanos. Ticos: digamos no a la xenofobia. Nicas: no caigan en la provocación”, enfatizó.

“Costa Rica debe decidir si quiere seguir siendo el país excepcional que dice ser, generoso, en paz consigo mismo y respetuoso de los Derechos Humanos”, reaccionó el exvicepresidente y observador Kevin Casas.

“Si cedemos ante la xenofobia perderemos más que cualquier país: perderemos nuestra identidad y razón de ser en el mundo”, advirtió Casas.

“Costa Rica no es xenofóbica. Lo que existe es un grupo decidido a instrumentalizar la xenofobia de unos pocos para erosionar nuestra convivencia democrática. No les hagamos el juego”, puntualizó el periodista y analista Eduardo Ulibarri.

Una crisis en la mira

En su mensaje de la noche del domingo, el presidente Alvarado destacó:

  •  recursos necesarios para garantizar un control migratorio seguro, ordenado y registrado para resguardar el bienestar y la seguridad del país.
  • trabajo de numerosas instituciones gubernamentales como Cancillería, Migración, Seguridad Pública, Ministerio de Salud, PANI, DIS, OIJ, entre otras, para abordar el tema
  •  reforzamiento de la policía de migración en los puestos de Peñas Blancas y Tablillas y la presencia de la policía fronteriza en los pasos irregulares
  • realización sistemática de operativos de migración en vía pública y cuarterías, tanto de las comunidades fronterizos, como en el Área Metropolitana.
  • inteligencia policial en coordinación con la Policía de Migración, el OIJ, la DIS y la Fuerza Pública para luchar contra el tráfico de personas hacia Costa Rica
  • control migratorio efectivo con el fin de deportar del país y de manera expedita todos aquellas personas con perfiles no deseados

“Ser tico es hacer la paz, es ser solidario, ser respetuoso con el prójimo. Honremos esa tradición. Frente a las situaciones difíciles… Tengan la certeza que desde el Gobierno seguiremos haciendo todo para garantizar siempre su seguridad, y que podamos todos dormir tranquilos con nuestras familias y amanecer con esperanza renovada en que podemos salir adelante”, insistió Alvarado.