Ortega premia a su consuegro y desafía a EE.UU./Lo nombra máximo jefe policial

248

PuroPeriodismo.com/Foto diario La Prensa, Managua

La oficialización del retiro de la comisionada general, Aminta Granera Sacasa, como jefa de la Policía Nacional y el nombramiento en ese cargo de Francisco Díaz, consuegro de Daniel Ortega, junto a los subdirectores generales Adolfo Marenco y Ramón Avellán confirma la línea represiva del régimen que durante las protestas hizo un uso desproporcionado de la fuerza, destaca el sitio independiente Confidencial de Managua.

Así lo estima la expolicía, socióloga e investigadora en temas de seguridad Elvira Cuadra consultada por dicho medio.

En claro desafío a la Ley Magnitsky y a la comunidad internacional, Ortega, nombró este jueves de manera oficial como director de la Policía a su consuegro comisionado Francisco Díaz, quien este año fue sancionado por Estados Unidos con dicha ley por violentar los derechos humanos, por lo que Díaz está “muerto financieramente”, ratificó el diario La Prensa de Managua.

Control político familiar

Según Cuadra, el espaldarazo de Ortega a su consuegro Francisco “Paco” Díaz fortalece el esquema de control político familiar que ejerce la pareja presidencial sobre la Policía, después de una escalada represiva que ha dejado 320 muertos y miles de heridos, muchos de ellos a manos de efectivos policiales.

Para José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch señaló que “la decisión de Ortega de ascender” al Díaz, y ratificar al comisionado general Ramón Avellán, en el cargo de subdirector, “es otra evidencia de la brutalidad de su Gobierno”.

“Estas promociones demuestran que la comunidad internacional debe redoblar sus esfuerzos para frenar la represión del régimen de Ortega, incluyendo a través de una sesión especial en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas”, manifestó Vivanco.

Ver Confidencial.com, Managua