Esposa de Trump conmovida por caso de niño tico migrante/Ya está con su mamá y quieren quedarse en EE.UU.

217

Edgar Fonseca, editor/Foto U.S. Customs and Border Protection

El caso del niño tico hallado abandonado en Lukeville, desierto de Arizona, el 19 de junio, conmovió a Melania Trump,  esposa del presidente Donald Trump, quien visitó recientemente centros de migrantes en dicho estado.

¡Oh Dios!, reaccionó Trump al ver fotos del menor.

Trump vio unas fotos que le mostraron oficiales de Protección de Fronteras y Aduanas mientras le narraban la historia del caso.

“Es increíble, tan joven como de seis años, ya sabes, alguien los dejaría”, dijo, sin terminar la frase.

Trump acudió su cabeza. “Guau, muy triste”, dijo la Primera Dama estadounidense, según  el diario The Arizona Republic.

El niño fue devuelto esta semana por las autoridades norteamericanas a la custodia de su madre en Nueva York, informó la Cancillería en San José.

“El niño, que ha estado cerca de dos meses en un albergue para menores inmigrantes o que viajan solos, fue entregado finalmente a su madre. Se encuentra muy bien de salud y en perfecto estado de ánimo y emocional”, confirmó el Cónsul General de Costa Rica en Nueva York, Rolando Madrigal.

Según la Cancillería, la familia deberá someterse en las próximas semanas  a los procesos migratorios para continuar con su gestión y el análisis de si a través de una orden judicial se les logra otorga un estatus migratorio en Estados Unidos.

“Este caso ha sido el primero que hemos atendido y traía consigo una gran complejidad. Dichosamente la activación del protocolo de emergencia permitió que nuestros funcionarios se dedicaran de manera prioritaria para atender al niño y garantizar su seguridad y bienestar”, dijo la Canciller Epsy Campbell.

 ¡Oh Dios!, reaccionó Melania Trump

El caso del niño tico fue de conocimiento de la Primera Dama estadounidense durante una reciente visita a Arizona.

Trump preguntó con cuánta frecuencia hallan menores abandonados la frontera y los oficiales le narraron la historia del compatriota.

En una foto tomada por el agente que lo vio, se le muestra sentado en una berma junto a un camino de tierra. A pesar de ser un día de 101 grados, el chico llevaba una camisa de manga larga y jeans. Él tenía zapatos atléticos grises, detalla el diario Arizona Republic..

El chico llevaba una mochila grande. También tenía un bolso con cremallera, posiblemente un saco de almuerzo con aislamiento. En su mano izquierda, llevaba una botella de plástico de Coca menos de un cuarto llena. La agencia dijo que esa era la única bebida que tenía y que no llevaba comida, relató el diario.

También llevaba una nota. Un agente tomó una foto. Estaba escrita en español. En inglés, se tradujo a: “Estoy buscando a mi madre”.

En la versión de la foto lanzada a The Arizona Republic, la línea siguiente está borrosa. Es algo que las agencias gubernamentales suelen hacer para ocultar información personal, como el nombre o el número de teléfono de una persona.

El oficial Rodolfo Karisch, jefe de la Patrulla Fronteriza, Border Patrol, en Tucson,  tranquilamente colocó tres fotos frente a la primera dama: dos del chico y una de la nota.

Mientras miraba hacia abajo a las fotos, dijo, suavemente, “Oh, Dios”.

Karisch le contó los detalles de cómo el niño fue abandonado al borde de la carretera con la nota. Mencionó que la oficina había publicado un comunicado de prensa sobre el incidente, ya que parecía encapsular todos los peligros en la frontera.

“Esto es algo que nuestra gente encuentra a diario”, le dijo Karisch a Trump.