Empleado de Recope condenado a dos años de cárcel por daños agravados durante huelga

501
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Edgar Fonseca, editor

Un empleado de Recope de apellido Pérez fue sentenciado  a dos años de prisión, por haberlo hallado culpable un juez de Limón de daños agravados perpetrados en las instalaciones de la refinadora en Moín el 11 de setiembre, en el segundo día de la huelga convocada por diferentes organizaciones sindicales contra la reforma fiscal.

La condena la dictó el juez Sergio Céspedes Rivera del Tribunal de Flagrancia de Limón.

Céspedes le impuso, además,  a Pérez seis meses de prisión preventiva y lo inhabilitó por 10 años para la función pública.

La Fiscalía había acusado a Pérez de atentado contra plantas de energía y conductoras de comunicaciones pero en la sentencia los hechos fueron recalificados a daños agravados.

Pérez tenía ocho años de laborar para la institución. Era empleado de mantenimiento.

La resolución del juez fue leída la noche del martes a las 8:15 p.m.

El juez Céspedes halló a Pérez culpable de haber causado un “daño importante”.

“No solo la detención de la importación de gas, sino por la puesta en peligro con el gas LPG y que se jugó con una sustancia sumamente volátil y peligrosa”, sostuvo el juez Céspedes.

Pérez fue vinculado a los hechos durante incidentes que se registraron en la planta de Moín en medio de bloqueos y manifestaciones de los huelguistas durante el fallido movimiento laboral contra la reforma fiscal recién avalada por la Sala IV.

El juez basó la sentencia en la evidencia y cinco testimonios que vincularon al sospechoso a los hechos.

Pérez fue detenido mientras intentaba salir del sitio.