Li dice que en el éxito se le arrimó mucha gente ofreciéndole cosas

227

Edgar Fonseca, editor

“El éxito no supe manejarlo y en ese éxito se me arrimó mucha gente ofreciéndome cosas. Ese fue mi gran pecado”, dijo este lunes Eduardo Li, expresidente de la Fedefutbol, sentenciado por una juez de Nueva York a cumplir dos años de vigilancia supervisada como parte de la sanción por su involucramiento en el escándalo mundial Fifagate.

“Lo reconozco y así se lo hice ver a la justicia norteamericana”, agregó Li en una entrevista con Radio Monumental.

“La palabra soborno en Costa Rica es diferente. Nunca solicité y nunca pedí”, dijo.

“Me ofrecieron. Ese fue mi gran error. Lo acepté. Ese fue mi gran error”, insistió.

“Nunca solicité dinero por firmar un contrato”, manifestó.

“Caí en la ambición de aceptar, no pedí”,  añadió Li en el programa Matices.

La cárcel enseña

También reiteró su pedido de perdón al país tras su vinculación a este megaescándalo mundial.

“Pedirle perdón a Costa Rica por estos actos que no son nada bonitos y a mi familia por supuesto. Le agradezco a Dios”, expresó.

Según Li, su paso por la cárcel le enseñó mucho.

“Aprendí muchísimo en la cárcel”, dijo.

“Voy a escribir un libro”, afirmó.

Según Li, no hay cómplices locales en su caso.

“No hay nadie local involucrado en el tema”, sostuvo.

“Yo lo hice solo”, enfatizó.

“No necesitaba a nadie más, simplemente me lo ofrecieron”, dijo.

A Li lo sentenció la juez Pamela K. Chen del Distrito Este de Nueva York.

No se conocen en detalle los extremos de la sentencia.

Largo camino

La sentencia culminó un largo camino para Li que inició abruptamente la mañana del 27 de mayo de 2015 cuando fue arrestado junto a otros altos ejecutivos de la Fifa durante un cónclave del organismo mundial futbolero en un lujoso hotel de Suiza.

La operación policial la encabezaron autoridades del Departamento de Justicia de EE.UU. que vincularon a Li y a otros ejecutivos Fifa a una red de supuestos actos de corrupción en el ejercicio de sus funciones como rectores del fútbol en las diferentes federaciones y confederaciones.

Li estuvo preso en Suiza desde el momento de su arresto hasta el 18 de diciembre de ese mismo año.

Luego fue enviado a EE.UU. donde permaneció detenido durante 82 días en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn.

Posteriormente fue liberado bajo fianza y autorizado a residir bajo restricciones y monitoreo electrónico en Miami.

En abril 2016 le fue retirado el monitoreo electrónico aunque siguió bajo un control  telefónico automatizado.

En octubre 2016 las autoridades le concedieron mayores libertades como poder viajar entre Florida y Nueva York y estar fuera de su apartamento entre las 8 a.m. y las 10 p.m.

Aceptó cargos

El 7 de octubre de 2016, Li aceptó ante una corte de Brooklyn tres de los 14 cargos que las autoridades estadounidenses le atribuían, consignó un informe del Departamento de Justicia de EE.UU.

A primera hora de aquel 7 de octubre, en la corte federal de Brooklyn, Eduardo Li se declaró culpable de conspiración de extorsión, fraude electrónico y conspiración de fraude electrónico en relación con su recibo de sobornos a cambio de sus contratos de adjudicación de los medios de comunicación y derechos de comercialización de los partidos de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA y su autorización de partidos amistosos internacionales jugados por la selección nacional de fútbol de Costa Rica, entre otras conductas, relató dicho informe.

Li, presidente de la Federación de Fútbol de Costa Rica (FEDEDUT) de 2007 a 2015, fue miembro electo del comité ejecutivo de la FIFA en el momento de su arresto en Zurich el 27 de mayo de 2015 y miembro del comité ejecutivo de CONCACAF de 2013 a 2015. Como parte de su petición, Li aceptó renunciar a $ 668,000, agregó el informe oficial norteamericano.

Li enfrentaba una sentencia máxima de 20 años por cada cargo.

La declaración de culpabilidad fue anunciada por Robert L. Capers, Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York; William F. Sweeney, Jr., Director Asistente a Cargo, FBI, Oficina de Campo de Nueva York; y el Agente Especial Interino a Cargo Anthony J. Orlando, Investigación Criminal del IRS, Oficina de Campo de Los Ángeles, mencionó la versión del Departamento de Justicia.

Negoció y aceptó sobornos, según autoridades de EE.UU.

De acuerdo con los documentos presentados ante el tribunal y los hechos presentados durante el proceso de declaración de culpabilidad, Li negoció y aceptó sobornos por un total de cientos de miles de dólares a cambio de ejercer su influencia como presidente de FEDEFUT para otorgar a una empresa de marketing deportivo de Florida un contrato por los medios y los derechos de marketing de los partidos de clasificación para la Copa Mundial de la selección nacional de fútbol de Costa Rica para la edición 2022 de la Copa Mundial. Estos sobornos se transmitieron de las cuentas bancarias de los Estados Unidos a Li utilizando intermediarios en los Estados Unidos y Costa Rica, agregó la versión oficial.

Li también aceptó decenas de miles de dólares en sobornos, que también se transmitieron desde cuentas bancarias en los Estados Unidos, a cambio de ejercer su influencia como presidente de FEDEFUT para autorizar partidos amistosos jugados por la selección nacional de fútbol de Costa Rica, citó el mencionado informe.

Además –añadió esa versión– Li aceptó aceptar un soborno de $ 500,000 de intermediarios en Panamá a cambio de ejercer su influencia como presidente de FEDEFUT para otorgar a una empresa estadounidense el contrato para servir como patrocinador uniforme de la selección nacional de fútbol de Costa Rica. Los intermediarios le dijeron a Li que no le dijera a nadie en el patrocinador del uniforme sobre el soborno. Li recibió aproximadamente $ 230,000 del dinero del soborno de los intermediarios en efectivo de la moneda de los Estados Unidos en 2014 y 2015, pero fue arrestado antes de que pudiera recibir el saldo.

Finalmente –agregó dicho informe– Li malversó para su propio uso más de $ 90,000 de los fondos que la FIFA envió a FEDEFUT para apoyar el torneo de fútbol de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Sub-17 de 2014, que se llevó a cabo en Costa Rica. Li desvió estos fondos a través de un esquema que involucra facturas falsas.

La declaración de culpabilidad, anunciada el 7 de octubre de 21016,  formó parte de una investigación sobre la corrupción en el fútbol internacional liderada por la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Este de Nueva York, la Oficina de Campo de Nueva York del FBI y la Oficina de Campo de Los Angeles del IRS-CI. Los fiscales en Brooklyn están recibiendo asistencia considerable de abogados en varias partes de la División Criminal del Departamento de Justicia en Washington, DC, incluida la Oficina de Asuntos Internacionales, la Sección de Delitos Organizados y Pandillas, la Sección de Pérdidas de Activos y Lavado de Dinero y la Sección de Fraude , así como desde INTERPOL Washington. Los abogados adjuntos Evan M. Norris, Amanda Hector, Paul Tuchmann, Nadia Shihata, Keith D. Edelman y Brian D. Morris del Distrito Este de Nueva York están a cargo de la acusación de hoy. La investigación del gobierno está en curso, se conformó en aquel momento.