52 mil nicaragüenses emigran a Costa Rica por represión de Ortega y no retornan

220

Edgar Fonseca, editor/ Foto El Nuevo Diario, Managua

Cuando estallaron las protestas antigubernamentales en Nicaragua, el médico Romel Meléndez se involucró de lleno en atender a los jóvenes manifestantes en las barricadas de su comunidad La Concepción, en el departamento de Masaya.

Pero meses más tarde, cuando el gobierno lanzó la “operación limpieza” que erradicó las barricadas, el médico de 51 años debió abandonar su consultorio, la universidad donde daba clases cerró y perdió su empleo en un hospital público.

 

Por si fuera poco, la persecución lo obligó a buscar refugio en Costa Rica en agosto pasado, junto a sus tres hijos adultos, todos involucrados en las protestas, destaca un informe de El Nuevo Diario de Managua.

-Detalla que desde que reventó la rebelión contra la represión del régimen de Ortega, 52 mil nicaragûenses emigraron a Costa Rica y permanecen en territorio nacional.

Migración no cesa

El caso del médico–dice el diario– ilustra un fuerte movimiento migratorio que comenzó en Nicaragua al intensificarse la represión contra las protestas desatadas el 18 de abril contra el Gobierno, y que persiste pese a que las manifestaciones han disminuido.

Organizaciones de derechos humanos calculan que al menos 320 personas han muerto en la represión de las protestas.

“Venimos aquí solo para preservar nuestra vida, pero si mañana hay un cambio en Nicaragua mañana mismo nos vamos”, comentó Meléndez a AFP.

Nicas refugiados en Costa Rica / AFP – Nicas refugiados en Costa Rica / AFP –

El desplazamiento de esta población “está relacionado de manera directa con las etapas identificadas de la represión de la protesta social ocurrida en territorio nicaragüense desde abril”, señaló la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras visitar Costa Rica en octubre para constatar la situación de los migrantes.

Datos del gobierno costarricense citados por la CIDH indican que, hasta setiembre pasado, 52.000 nicaragüenses ingresaron a Costa Rica y se han quedado en este país.

 

Ver El Nuevo Diario, Managua