Las medidas no han sido tan urgentes, sostiene

El economista José Gerardo Corrales, exgerente del BAC, quien en 2004 superó exitosamente una eventual fuga de fondos de dicha conglomerado financiero, estima que las medidas oficiales adoptadas no han sido tan “urgentes” o “apresuradas” como se deberían haber dado en razón de la emergencia.

“Cuando hay una crisis de pánico el tiempo es vital”, respondió Corrales a consultas de este editor sobre la oportunidad y los alcances de las medidas económicas de emergencia adoptadas por la administración Alvarado y la Asamblea Legislativa para amortiguar los potenciales efectos de la pandemia del coronavirus sobre la economía nacional.

“Uno que ha pasado por una crisis de miedo o de contagio como fue la crisis de agosto del 2004 del BAC, donde con base en un rumor infundado la gente corrió a sacar sus depósitos, pues tiene un poquito más de experiencia”, respondió a las consultas de este editor.

No han sido tan urgentes

“Si bien es cierto siento una actitud del Gobierno obviamente abierta para poder minimizar los impactos de esta crisis inesperada, pues, lo que siento es que tal vez las medidas no fueron tan urgentes, tan apresuradas como se requiere”, destacó Corrales.

“Cuando hay una crisis de pánico el tiempo es vital. Entonces yo hubiese esperado que en esa conferencia de prensa (del fin de semana anterior) ya se hubiese llegado con los acuerdos específicos y detallados a la población en temas de cargas sociales, en temas de acceso al crédito, en temas de impuestos”, advirtió.

Corrales cree que la Asamblea Legislativa ha respondido rápidamente.

“Sí siento que la Asamblea Legislativa se ha movido rápidamente en la aprobación de los proyectos de ley que se han remitido, pero sí hay que tener cuidado porque siento que también a veces se trata de correr a golpe de tambor”, aseveró.

“No es el caso, por ejemplo, del proyecto que anunciaron 1 billón de colones para enfrentar la crisis”, dijo.

Algunos de esos recursos, añadió Corrales, como los recursos del programa de cancelación de créditos utilizando los superávits o las líneas de créditos de organismos multilaterales, ya eso estaba comprometido para atender o cancelar deudas.

“Redireccionar esos fondos habría que verlo con lupa”, puntualizó.

Le parece bien el tema de la titularización de las utilidades futuras del INS, porque, dice, le da liquidez al Gobierno, emitiendo un bono en función de las utilidades futuras del INS.

Los bancos reaccionaron flojo

Según dicho economista los bancos reaccionaronb “flojo” al inicio de la emergencia.

Los bancos, afirmó, han venido reaccionando, primero con un comunicado del Banco Nacional, que “fue muy flojo”.

El Banco Nacional, enfatizó, se fue por la vía de bajar la tasa de interés pasiva, esperando que la tasa de interés de prestamos baje.

En estos casos, insistió, lo que urge es la inmediatez, por lo que le parece que, “sesgo aparte, el BAC fue el más atinado dando una moratoria general y automática de dos cuotas en créditos personales, hipotecarios, prendarios y tarjetas de crédito”.

“Las autoridades financieras debieron de haber coordinado primero con todo el sistema  financiero para que fuera una decisión en bloque, automática y que a su vez se anunciase de que ese impacto en el flujo de caja de los bancos”, expresó Corrales.

¿Y la banca de desarrollo?

Para Corrales el otro gran ausente en la presente coyuntura es el sistema de banca para el desarrollo.

“Lo contradictorio es que tienen fondos, sin colocar, alrededor de 350 millones de dólares, y no han salido en favor de las mipymes en varias líneas, uno, deberían de flexibilizar los criterios de decisión de lo que es una mipyme”, manifestó.

Según Corrales, al turismo por ejemplo, lo tienen identificado como servicios y con solo 15 empleados ya prácticamente no califica cuando sabemos todos que menos de 100 empleados sigue siendo una mipyme y que necesitan ayuda en este momento las del sector turismo.

Según su visión de los acontecimientos, él hubiese anunciado de parte de banca para el desarrollo una línea de financiamiento del lado de la posposición del pago de impuestos que ofreció el ministerio de Hacienda a 90 días, tal que esa acumulación de impuestos que se va dar en el flujo de caja pudiera financiarse con tasas de interés blandas a 12 meses plazo, para quitarle esa presión a las mipymes.

Además, hubiese anunciado un programa de descuento de facturas

“Si yo soy una mipyme proveedora de la Caja, del INS, del ICE, o de empresas privadas grandes como de Walmart o de Automercado, hubiese anunciado como banca estatal y sistema de banca para el desarrollo, venga y si requiere liquidez descuente aquí sus facturas, no le vamos a pedir estados financieros y análisis, sino que como ya conocemos el pagador inmediatamente le descontamos esas facturas a la tasa de interés del sistema de banca para desarrollo, que es 6% en colones o 3% en dólares”, explicó.

Alertó que no se ha escuchado que los bancos deberían decirles a las empresas que las líneas de financiamiento de capital de trabajo por estos 90 días continúan estando disponibles.

“No aya a ser que por razones de cubrirse en riesgos, supuestamente, se bajen esas líneas y sí se ahogue a las empresas, en caso de ser necesario, el suministro de liquidez o de efectivo para hacerle pago a las erogaciones inmediatas que se tengan”, enfatizó.