Edgar Fonseca, editor/Foto El Diario de Hoy, San Salvador

El trato del gobierno del presidente Nayib Bukele de El Salvador a centenares de reos esposados, semidesnudos y hacinados en presidios de dicho país, genera alarma y censura interna y externa, destaca El Diario de Hoy de San Salvador.

Bukele ordenó a fuerzas militares y policiales dar muerte a los pandilleros que les enfrenten y dispuso el aislamiento de centenares de reos en celdas cubiertas por puertas de metal tras un violento fin de semana que dejó al menos 61 homicidios en El Salvador.

Desde el inicio de su gestión –agrega dicho diario– Bukele se ha preciado de la positiva imagen con la que cuenta a nivel internacional. Durante la crisis del covid-19, incluso lo ha mencionado en casi todas sus alocuciones, en las cuales destaca cómo en todo el mundo se aplauden las medidas para contener los contagios de esta enfermedad.

Destapa lado autoritario

Si bien es cierto que algunas medidas han sido acertadas y fueron tomadas de manera oportuna, el presidente de la República ha mostrado un lado autoritario que ha escandalizado a decenas de observadores locales e internacionales.

Su desafío a órdenes judiciales de estricto cumplimiento, la presión indebida sobre el Legislativo y el promover medidas atentatorias contra los derechos fundamentales hacen creer a muchos que el país es también vulnerable a una enfermedad de la democracia y el estado de derecho.

En medio de estas críticas, llegó al país una nueva ola de homicidios, no vista desde el 17 de enero, cuando hubo 24. Ante esto, Bukele ordenó emergencia total en los penales, con medidas que van desde mezclar a miembros de diferentes pandillas, hasta mandar a sellar las celdas y garantizar encierro total de los internos como castigo por presuntamente ordenar desde ahí los crímenes.

Asimismo, empoderó a sus cuerpos de seguridad a “usar fuerza letal” e indicó que desde el mismo gobierno darán soporte legal a quien llegase a ser procesado por estos hechos.

“Carta abierta para matar”

Human Rights Watch (HRW), institución con alcance global que ha estado pendiente de Bukele, lamentó que es “darle carta blanca a miembros de la Fuerza Armada para matar”, enfatiza El Diario de Hoy.

“Bukele parece decidido a convertirse en un verdadero autócrata”, lamentó José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Medios internacionales por su parte circularon con alarma las imágenes de cientos de reos semidesnudos, esposados y hacinados mientras son vigilados por personal armado.

Más allá de la draconiana estampa, critican que estas personas estén en estas inhumanas condiciones en tiempos en que los gobiernos se esfuerzan por garantizar el distanciamiento social para prevenir contagios de covid-19, agrega el diario salvadoreño.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos le ha recordado a Bukele que los internos siguen teniendo derechos fundamentales y que con estas medidas se aumenta su vulnerabilidad, lo que podría resultad desastroso en un sistema penitenciario sobrepasado grandemente en su capacidad.

Y, entre todos estos signos, el medio alemán Deutsche Welle se pregunta si peligra nuevamente la democracia en el país.