Edgar Fonseca, editor/Foto diario La Prensa, Managua

“Como que esto fue una bomba que explotó y ya todo el mundo está contaminado” describe un ciudadano de Diriomo, Granada, el ambiente que se vive en el municipio vecino del volcán Mombacho, ubicado a unos 47 kilómetros de Managua, después que se confirmara que el tercer fallecido por covid-19 en Nicaragua habitaba en el pueblo, relata un informe del diario La Prensa de Managua.

El hombre tenía años de trabajar en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, según corroboró el diario con ciudadanos de Diriomo, quienes aseguran estar consternados por la noticia.

La casa de la víctima de 58 años está cerrada, los ciudadanos aseguran que su familia está resguardada en la capital. No hubo vela y, al parecer, el cuerpo fue enterrado por autoridades del Minsa, y se cree que contó con el apoyo de la Alcaldía orteguista, agrega el informe.

Como si hubiera lepra

El temor –destaca el diario– se siente en la gente que habla casi en susurro del tema, todos lo saben, pero a casi nadie le gusta conversar al respecto. Hay una combinación de miedo e incertidumbre de qué podría pasar. Otro señor asegura que hay gente que no quiere ni pasar por la calle donde habitaba la víctima del virus, «la gente pasa como que hay lepra», expresa, como sucedía en los tiempos bíblicos, cuando los discriminaban por enfermarse. Actitud que lo relaciona con la ignorancia sobre las formas de transmisión del virus y la falta de información creíble respecto a la pandemia.

Los rumores de una persona contagiada con el virus empezaron a correr el sábado 18 de abril, cuando en redes sociales apareció un video donde se observaba a una ambulancia del Ministerio de Salud (Minsa) en la casa de habitación del hombre de 58 años, que se convertiría en otra víctima mortal de la pandemia que ha matado a más de 190 mil personas en el planeta, cita La Prensa.

Este jueves 23 de abril el Ministerio de Salud (Minsa) anunció que un hombre de 58 años falleció. «Paciente diabético e hipertenso, presentó esta mañana una complicación aguda e inesperada que lamentablemente condujo a su fallecimiento», informó el secretario general del Minsa, Carlos Sáenz.

El neumólogo Jorge Iván Miranda aseguró que el paciente estaba grave desde su ingreso, progresó rápidamente a insuficiencia respiratoria el sábado y lo intubaron el domingo 21 de abril, cuando ya estaba con fallas en múltiples órganos. En todo momento estuvo atendido en el Hospital Amistad Japón, de Granada.

Ver: diario La Prensa, Managua