Edgar Fonseca, editor/Foto diario La Prensa, Managua

Tras 34 días sin dar la cara a la ciudadanía, el dictador Daniel Ortega apareció este miércoles 15 de abril, en una comparecencia transmitida en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, en la que hizo ver que no declarará cuarentena nacional, ni suspensión de trabajo, cierre de colegios y tampoco cesarán las visitas médicas casa a casa en todo el país, destaca esta noche el diario La Prensa de Managua.

«En medio de esta pandemia no se ha dejado de trabajar, porque aquí si se deja de trabajar, el país se muere y si el país se muere, el pueblo se muere», dijo Ortega en una parte de su discurso.

«Imagínense si mandamos a la policía a aislarse y al ejército a aislarse… desaparece el país», manifestó Ortega, según el diario.

No seguirá a la OMS

El mandatario dejó entrever que no tomará en cuenta las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Manifestó que el país enfrentará la pandemia con los recursos limitados, con paciencia, pero sin mencionar medidas concretas, agrega La Prensa.

Ortega reapareció rodeado de los funcionarios de su gabinete de Gobierno. Habló solo él por al menos 25 minutos que duró la transmisión especial, anunciado desde el mediodía por la primera dama, vicepresidenta y vocera, Rosario Murillo.

daniel ortega, Nicaragua, coronavirus
En redes sociales ha llamado mucho la atención el tono blanco de la manos del dictador. LA PRENSA/Captura de pantalla

Desde el comienzo de su discurso, Ortega habló de la pandemia que está azotando al mundo en este momento, mientras él estaba ausente públicamente. Dijo que «el mundo ha quedado descarnado con esta pandemia».

Tras 34 días sin dar la cara a la ciudadanía, el dictador Daniel Ortega apareció este miércoles 15 de abril, en una comparecencia transmitida en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, en la que hizo ver que no declarará cuarentena nacional, ni suspensión de trabajo, cierre de colegios y tampoco cesarán las visitas médicas casa a casa en todo el país.

«»En medio de esta pandemia no se ha dejado de trabajar, porque aquí si se deja de trabajar, el país se muere y si el país se muere, el pueblo se muere», dijo Ortega en una parte de su discurso. «Imagínense si mandamos a la policía a aislarse y al ejército a aislarse… desaparece el país», manifestó Ortega.

El mandatario dejó entrever que no tomará en cuenta las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Manifestó que el país enfrentará la pandemia con los recursos limitados, con paciencia, pero sin mencionar medidas concretas

Ortega reapareció rodeado de los funcionarios de su gabinete de Gobierno. Habló solo él por al menos 25 minutos que duró la transmisión especial, anunciado desde el mediodía por la primera dama, vicepresidenta y vocera, Rosario Murillo.

Desde el comienzo de su discurso, Ortega habló de la pandemia que está azotando al mundo en este momento, mientras él estaba ausente públicamente. Dijo que «el mundo ha quedado descarnado con esta pandemia», sin embargo, también mencionó otras enfermedades, epidemias,.

Según La Prensa, Ortega pasó por alto su ausencia 34 días de la escena pública.

Luego de terminada su comparecencia –relata el diario– el dictador se dedicó a saludar y dar la mano a los funcionarios asistentes, en clara contradicción con las recomendaciones de las entidades especializadas sobre el distanciamiento social para enfrentar la pandemia.  Esto recordó el caso del presidente mexicano Andres López Obrador, quien tenía la misma costumbre al inicio de la crisis sanitaria. México actualmente es el tercer país de la región latinoamericana con más afectados por el Covid-19.