Edgar Fonseca, editor/Fotos diario El Nuevo Herald, Miami


Cuatro turistas argentinos pasaron meses ahorrando dinero para poder viajar a Miami a principios de marzo. Pero lo que originalmente se trataba de unas vacaciones soñadas de diez días se ha convertido en un calvario de duración indeterminada, ya que las restricciones de viaje impuestas por el coronavirus han impedido que el grupo pueda regresar a Buenos Aires, relata el diario El Nuevo Herald de Miami.


Sin fondos necesarios para contratar una habitación de hotel, el cuarteto está viviendo en una casa abandonada e infestada de ratas y cucarachas en Liberty City. El único mueble que tenía la propiedad cuando se mudaron era un banquito de madera. Ahora también tiene tres colchones dispuestos en el piso, que el grupo recuperó de la basura, reseña el reportero Lautaro Grinspan de El Herald.


Como no hay refrigerador en la casa —y dado que la cocina es el foco de la infestación, con materia fecal cubriendo cajones y armarios— el grupo almacena la pequeña cantidad de alimentos que tienen en Tupperwares de plástico cerca de la puerta principal.


De turistas a indigentes…


“En Buenos Aires tenemos casa y acá estamos viviendo como indigentes, realmente como indigentes”, dijo Jonatan Lopez, 33. “Te da vergüenza. Se acabó el seguro médico, se acabó el hotel, se acabó todo. No tenemos nada, estamos en el piso. Es algo insólito”, agregó, según el diario.


La historia de estos argentinos es una de las tantas de vacacionistas despreocupados que resultaron estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.


“La idea original era estar en la playa tomando sol”, dijo Damián Camarotta, 33. “Fue solo una vez que pudimos ir a la playa nomás”.

Ver: El Nuevo Herald, Miami