Ossiel Herrera, famoso estilista, la primera víctima mortal del covid-19 en Nicaragua

1184

Edgar Fonseca, editor/Foto O. Navarrete, diario La Prensa, Managua

Al recibir la noticia de que había dado positivo de Covid-19, Ossiel Herrera, famoso estilista nicaragüense lloró y llamó a varios de sus amigos para darles la mala noticia.

Uno de sus hermanos señala negligencia médica en el caso que lo convirtió en la primera víctima mortal de la pandemia en Nicaragua, relata un informe del diario La Prensa de Managua este domingo.

Ossiel Herrera entró a Nicaragua el 12 de marzo en el vuelo 826 de Copa Airlines. Venía de Colombia y había hecho escala en el aeropuerto internacional Tocumen de Panamá. Así lo confirmó una fuente consultada del aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino y también familiares y amigos cercanos del estilista, agrega el diario.

Pero el régimen de Daniel Ortega dijo que viajó a Colombia el 15 de marzo y regresó el día siguiente.

Atendido en el hospital Vivian Pellas de Managua, a su hermano Abel, quien tuvo estrecho contacto con él le ordenaron tener estar aislado 15 días.

El cuerpo de Herrera lo entregaron las autoridades el 26 de marzo para su inmediata incineración en una funeraria capitalina supervisada por las autoridades del Ministerio de Salud. La urna de las cenizas le fue entregada a su madre Gloria, a la espera de celebrarle en otro momento un acto de recordación, consigna el diario.

Llegó cansado de Panamá

El vuelo –según el diario– entró de noche. Ossiel se sentía cansado por lo que solo pasó llevando una computadora por su salón de belleza y se dirigió a su casa. Pasaron un par de días y el cansancio no se iba, quiso aprovechar unas citas médicas que tenía para pasar consulta, y tras realizarle varios exámenes en una clínica privada le dijeron que tenía un virus que supuestamente le estaba afectando el corazón.

La última vez que Abel Herrera vio a su hermano con vida fue el 19 de marzo, agrega La Prensa.

“Estaba trabajando con su computador y hablando por teléfono. Ya luego me dijo que iba para el médico”, dice. Abel acompañó a Ossiel para buscar a un especialista en el hospital militar pero no lo encontraron. Entonces fueron donde un cardiólogo, que al ver los síntomas lo mandó inmediatamente a hacerse unas placas en las que se vio que tenía una fuerte neumonía.

Ver diario La Prensa, Managua