Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter Ministerio de Salud

Las aglomeraciones de gente la mañana de este lunes en calles, negocios e instituciones, tras la fuerte restricción de la Semana Santa, generaron preocupación entre las autoridades del sector salud que confirmaron a la fecha 612 contagios por la pandemia del coronavirus.

“No quiero que esto ocurra, pero el comportamiento de hoy en las calles en un mal presagio”, alertó el ministro Daniel Salas, como reacción a la gran cantidad de gente que salió como si fueran fechas normales, sin tomar en cuenta la cuarentena sanitaria que afronta el país por dicha epidemia.

Viene aumento de casos

“Lo que estamos viendo hoy en las calles va a tener un impacto”, advirtió Salas.

“Va a haber un aumento de casos”, sostuvo.

Según el jerarca, recibieron videos de personas muy cerca de otras.

También se vieron aglomeraciones en los bancos y en las calles .

Se incumplieron los protocolos, insistió.

No queremos un infierno

“Lo que estamos viendo en la calle es como si nada estuviera pasando”, amplió el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya.

“No queremos terminar en un infierno, como está pasando en otros países”, afirmó.

“Italia, España y Estados Unidos han librado una de las batallas más crudas”, puso de ejemplo el ministro Salas.

“Los médicos –añadió– no saben que hacer”

Y previno: “hasta la tercera quincena estaban con números parecidos a los nuestros”.

Salas y Macaya aludieron a las imágenes de ciudades devastadas en EE.UU., Europa y Latinoamérica por la propagación incontrolable del virus que dejaba 118.623 muertes en el mundo hasta las 2:20 p.m. de este lunes 13, según el recuento del Johns Hopkins University & Medicine de Baltimore.

612 contagios confirmados

Según el recuento oficial de este lunes, de los 612 casos confirmados el rango de edad va de uno a 87 años; 557 adultos, 31 adultos mayores y 24 menores de edad. Hubo 17 nuevos casos de domingo a lunes, para un crecimiento del 3% dentro del promedio de la última semana, salvo un brusco salto de jueves a viernes con 32 casos.

Entre los caos confirmados, hay 295 mujeres y 317 hombres, 569 de ellos costarricenses y 43 extranjeros.

Hay casos positivos en 59 cantones de las siete provincias.

Las autoridades sanitarias han descartado 6.256 personas.

Además, han logrado recuperar a 62 pacientes y solo se contabilizan tres fallecimientos, dos hombres de 87 años y un hombre de 45 años, desde el inicio de la alerta sanitaria el 7 de marzo.

De los pacientes, hay 20 hospitalizados, 14 en cuidados intensivos con un rango de edad de los 35 a los 85 años.

Partes al por mayor

Seguridad Pública reportó que durante la restricción vehicular diurna este domingo se realizaron 346 multas por infringir la medida del Ministerio de Salud y otras 707 partes por casos varios y se sorprendió a un conductor ebrio.

Añadieron que la tarde-noche de este domingo y madrugada de este lunes realizaron 144 multas por irrespetar la restricción vehicular sanitaria, se realizaron 297 sanciones por otros casos y se sorprendieron a 4 conductores en estado de ebriedad.

No quieren testear a lo loco

Ante pregunta de PuroPeriodismo.com de por qué el país no extiende el testeo como lo ha hecho Corea del Sur y lo hace EE.UU., con 2.821.149 pruebas a las 2:20 p.m. de este lunes, el ministro Salas respondió que no se justifica hacerlo indiscrimidamente.

“No somos un país que produzca las pruebas, estamos sujetos a la oferta internacional que está acaparada, que está sobresaturada porque todos los países quieren tener pruebas”, aseveró.

“No es que tengamos problemas en estos momentos de disponibilidad de pruebas, tenemos suficientes pruebas para hacer lo que se requiere de acuerdo con los lineamientos que se han planteado”, agregó.

“Hacer pruebas masivas en el sentido de que yo empiezo a hacerle pruebas indiscriminadamente a cualquier persona, sin ningún criterio, es muy difícil, porque ustedes pueden tener a una persona que hoy le hicimos una prueba  y salió negativo, le hacemos a esa persona la prueba mañana, sale negativo, la hacemos pasado mañana, puede salir positivo, entonces si sale negativo, habría que hacérsela otra vez y otra vez”, puntualizó.

“¿Imagínese eso en un nivel poblacional a donde sería magnificado el uso de pruebas?, cuestionó.

“Lo que sí estamos ampliando –sostuvo– es la capacidad de laboratorios, especialmente en la Caja, para que las pruebas estén desconcentradas, estén más cerca de los puntos donde eventualmente se están suscitando los casos sospechosos o eventualmente captar los asintomáticos como está establecido en el lineamiento con los criterios específicos”.

“Pero no es hacer una prueba a lo loco, de forma indiscriminada. Esos factores que mencioné anteriormente  no permiten y no justifican técnicamente hacerlo”, concluyó.