Edgar Fonseca, editor/Foto El Faro, San Salvador

Diga lo que diga la propaganda oficial, la realidad que cuentan las historias periodísticas de las últimas semanas sugiere que las decisiones del Gobierno de El Salvador son más un esfuerzo por acumular y demostrar poder —y por desmantelar progresivamente nuestra democracia— que por hacer frente a la pandemia, advierte el diario digital El Faro de San Salvador.

“No solo el creciente desprecio de Bukele por la democracia está quedando en evidencia durante esta crisis. También las graves inconsistencias de su liderazgo y su falta de respuestas al enorme desafío que enfrenta el país”, añade.

“Estos días –agrega– es más evidente el temor ciudadano a la arbitrariedad de la Policía que al riesgo de contagio… Y en imágenes de televisión ya se ha visto, como en otros países, a personas que empiezan a salir a las calles con banderas blancas, anunciando que tienen hambre, porque llevan cuarenta días de encierro y si no venden o trabajan no comen”.

“¿Cómo se maquilla la falta de soluciones? No bastan las fotografías de funcionarios repartiendo víveres y militares cargando en brazos a ancianas. O los insultos al resto de poderes o al periodismo independiente. Sin planes sólidos, sin asesoría técnica y científica, sin mínimos acuerdos multipartidarios, sin claridad en la hoja de ruta, a Bukele, al país, le será imposible esquivar los múltiples filos de esta pandemia. El presidente, que presume de tener una popularidad superior al 90 % de la población, pero actúa cada día más con la agresividad descontrolada de quien se siente acorralado, parece en el fondo saberlo”, enfatiza El Faro.

Ver: diario El Faro, San Salvador