Edgar Fonseca, editor/Foto diario La Prensa, Ciudad Panamá


Ciudadanos de varios sectores de Ciudad Panamá sonaron la noche de ayer domingo 3 de mayo sus pailas para exigir la renuncia del vicepresidente de la República y ministro de la Presidencia, José Gabriel Carrizo, destaca este lunes el diario La Prensa de esa capital.


Panamá llegó el domingo a 200 muertes y 7.197 contagios por la pandemia.


Seguidilla de escándalos


La protesta sonora se dio tras una semana de escándalos por cuestionadas compras de insumos sanitarios para enfrentar la pandemia del coronavirus, que provocaron la caída del viceministro de la Presidencia.


La protesta fue convocada por usuarios de redes sociales, quienes están confinados en sus hogares debido a la pandemia por el nuevo coronavirus. Exigen transparencia en las compras del Gobierno para temas de salud, así como en el buen uso de fondos públicos y piden una investigación por la intención de una compra millonaria de ventiladores.


También la semana anterior hubo bloqueos de vías y disturbios en varias localidades protagonizadas por manifestantes que exigen alimentos.


Mucho malestar


Los cacerolazos de la noche del domingo –según La Prensa–se escucharon con fuerza desde los edificios y residencias de San Francisco, Betania, Bella Vista, Pueblo Nuevo, Parque Lefevre, Río Abajo, Juan Díaz y San Miguelito.

Suenan las pailas en Carrasquilla en protesta contra el vicepresidente José Gabriel Carrizo y pidiendo transparencia en el manejo de los recursos de la pandemia, detalla el diario sobre un video de las protestas.


La protesta se dio contra lo que la gente califica como irregularidades y falta de transparencia en la gestión de la vicepresidencia.


El pasado 27 de abril, el presidente de la República, Laurentino Cortizo, aceptó la renuncia del viceministro Juan Carlos Muñoz, quien tuvo que explicar hace unos días porque se iban a comprar 100 ventiladores a un precio superior al tradicional.


Esta polémica surgió luego de que el medio digital Foco diera a conocer que el precio unitario de esta compra es de $48.950, cuando en el mercado se pueden comprar a $6.900, siendo este el precio más caro comprobado tras su investigación.


Un presidente acosado


El nuevo virus no solo ha puesto a prueba la capacidad del sistema sanitario para enfrentar la pandemia, sino también la destreza del Ejecutivo para sortear políticamente una crisis, destaca este lunes La Prensa.


La renuncia del funcionario que gestionaba las compras para la pandemia, que dependía directamente del vicepresidente de la República José Gabriel Carrizo, los más de 50 cierres de calles en reclamo por las ayudas económicas, la presión de los diputados por la sanción de una ley general de moratoria, incluso, la aclaración de la Presidencia de que la ministra que lidera el equipo que lucha contra la crisis se mantiene en su puesto, evidencia a un Ejecutivo acosado, afirma un análisis del diario.