El país no tiene contagio comunitario, registra la tasa de mortalidad más baja de América (0,81 %), tiene más recuperados que casos activos y ha conseguido avances científicos en el estudio y el tratamiento del virus, destaca el sitio argentino Infobae

Edgar Fonseca, editor

Tras casi dos meses de haber detectado el primer caso de COVID-19, Costa Rica aún no tiene contagio comunitario, registra la tasa de mortalidad más baja de América (0,81 %), más recuperados que casos activos y ha conseguido avances científicos en el estudio y el tratamiento del virus, destaca un informe del sitio noticioso argentino Infobae.

A pesar de los buenos números y al descenso de la curva del virus, las autoridades insisten en la necesidad de mantener las estrictas medidas higiénicas y restrictivas, agrega dicho sitio.

Enumera luego las claves del paìs para sus buenos registros, que incluyen solo 733 casos positivos y 6 muertos. El domingo fueron reportados seis nuevos contagios.

1-UN SISTEMAS DE SALUD PÚBLICO UNIVERSAL

A pesar del debate político recurrente para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), Costa Rica cuenta con uno de los mejores sistemas de salud a nivel internacional, según informes especializados, enfatiza Infobae.

La universalidad del sistema –agrega– garantiza que la gente tenga acceso gratuito a las pruebas del COVID-19, siempre y cuando cumplan con los parámetros establecidos para considerar a alguien como caso sospechoso.

En Costa Rica, país de 5 millones de habitantes, el sistema público cuenta con 29 hospitales, así como clínicas y una pequeña área de salud prácticamente para cada barrio llamados Equipos Básicos de Atención Integral (Ebais) que son el primer escalón en la atención de salud.

El ministro de Salud, Daniel Salas, ha explicado que esta red ha permitido dar un seguimiento diario personalizado a los pacientes de COVID-19 y también ha evitado que el país tenga transmisión comunitaria del virus, pues prácticamente la totalidad de los casos cuentan con su nexo epidemiológico identificado, cita Infobae.

Para atender la pandemia la CCSS acondicionó un centro de rehabilitación para convertirlo en un hospital con 88 camas dedicado exclusivamente a atender pacientes con COVID-19.

Sin embargo, ese hospital ha estado prácticamente vacío ante los pocos casos.

Ver: Las 4 claves del éxito de Costa Rica, el único país del continente que logró controlar el coronavirus, Infobae.com