Edgar Fonseca, editor/Foto diario La Prensa, Managua

La imposición de sanciones por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos al ministro de Hacienda de Nicaragua, Iván Acosta “fue un golpe a la yugular”, lo que pone en una situación complicada las finanzas públicas del régimen de Daniel Ortega, advierte los analistas, si el dictador decide no remover de su cargo a Acosta, destaca este sábado el diario La Prensa de Managua.

Ortega se quedó sin su principal rector de las finanzas del Estado, el que representa legalmente a Nicaragua en las contrataciones de préstamos internacionales, así como otras atribuciones relacionadas con la administración financiera del país, enfatiza el diario.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) sancionó ayer viernes  al ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Adolfo Acosta Montalván, junto al jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, “por apoyar al corrupto régimen de Ortega”.

En el caso particular de Acosta, el Gobierno de Estados Unidos fue enfático en señalar que el funcionario  «ha seguido organizando un importante apoyo financiero para el régimen de Ortega», pero sobre todo recordó que este amenazó «personalmente a los bancos para que no participaran en una huelga organizada por los líderes de la oposición en marzo de 2019, cuyo objetivo era impulsar la liberación de los presos políticos».

Amenazó a empresarios

Fue el 22 mayo del 2019, hace exactamente un año –amplía el diario– cuando Acosta se presentó ante un medio oficial para amenazar a la banca en caso de que se sumara a un paro de 24 horas que la oposición y el sector privado estaba llamando para presionar a Ortega. «Cualquier llamado o cualquier decisión empresarial de esos grupos van a tener sus sanciones necesariamente porque están regulados por la ley», le advirtió Acosta a los banqueros.

“Es la primera sanción que afecta al gabinete económico del gobierno, que incluso ha tenido reconocimiento en cuanto ha mantenido una política monetaria responsable, pero que ahora es señalado en la persona de Iván Acosta que ha sido sancionado por estar involucrado en la protección de los actos de corrupción del gobierno y tiene un efecto muy negativo para la construcción futura de las gestiones financieras internacionales”, advierte el analista político y exdiplomático José Pallais Arana.

Pallais señala que lo más preocupante es que Acosta es el delegado del régimen ante los organismos financieros internacionales.

Le dan “muerte financiera”

Las sanciones de Estados Unidos implican «muerte financiera», porque las personas quedan excluidas del sistema financiero mundial, que está fuertemente vinculado con el sistema financiero estadounidense, que castiga a las entidades que negocien o tengan relación ya sea de manera directa o indirecta con alguna persona en la lista de la OFAC, consigna La Prensa.

“Iván Acosta es el representante ante el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el mismo Banco Interamericano de Desarrollo, y al haber sido objeto de estas sanciones el no podrá viajar hacia los Estados Unidos, ya no podrá asistir a las reuniones que sostenía con estas instituciones, lo cual restringiría la participación de Nicaragua” dijo Pallais, segun el diario.

Ver: diario La Prensa, Managua