Edgar Fonseca, editor

Con la reapertura parcial del histórico parque nacional de Manuel Antonio, Quepos, y de otras áreas de reserva y protección nacional, el país da este lunes un primer paso, clave, hacia la normalización de actividades con la industria turística, primera fuente de divisas nacional, diezmada tras dos meses y medio de cuarentena por la pandemia del coronavirus.

Según cifras del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) * la visitación de turistas dejó al país un ingreso de $3.968 millones en 2019.

Al país lo visitaron 3.1 millones de turistas en dicho año; 1.334.777 fueron visitantes de EE.UU.

La visitación se desplomó desde el 17 de marzo cuando el gobierno decretó cierre de fronteras y de aeropuertos internacionales ante el embate de la pandemia del coronavirus.

Bajo restricciones

Tras dos meses y medio de estricta cuarentena y cierre, el parque de Manuel Antonio –el primer parque nacional establecido en 1972 y el mayor receptor de turistas–, recibirá a partir de este lunes en esta primera etapa hasta 1.300 visitantes diarios.

El horario regular para recibir visitantes será de martes a domingo, de 7 a.m. a 4 p.m., con una capacidad máxima de 1.300 personas por día, la cual podrá ir incrementando en las semanas posteriores, según las evaluaciones que se realicen por parte del personal de esta área silvestre protegida y el estado de la pandemia en el país. Únicamente esta primera semana abrirá lunes también, informó Casa Presidencial.

La reapertura de este parque nacional es posible gracias a una rápida y ágil organización a lo interno de MINAE-SINAC, el compromiso de los funcionarios, el apoyo de la comunidad y de organizaciones como la Asociación Costa Rica por Siempre, dijo Pamela Castillo, viceministra de Recursos Naturales del MINAE.

“Estamos comprometidos a ofrecerle una experiencia segura a los visitantes mientras apoyamos los esfuerzos de conservación del lugar y la reactivación económica de las comunidades cercanas al parque”, dijo Castillo..

———————————————————————————————————————-

Ojo a las condiciones *

Medidas de prevención. Con el apoyo de la Asociación Costa Rica por Siempre, se instalaron piletas en el parque para el lavado de manos de los visitantes y se colocaron contenedores para los residuos que se generen de ese proceso. Además, se ubicaron pantallas acrílicas en el área donde los y las funcionarios reciben a los turistas. 

Asimismo, se adquirieron máscaras protectoras para el personal, termómetros para la toma de temperatura de los visitantes e implementos, como cuerdas y pintura, para la demarcación de los espacios habilitados para el uso público. 

“La donación de este equipo viene a complementar las mejoras que hemos venido apoyando en el Parque Nacional Manuel Antonio en temas sanitarios, tales como la instalación de una planta de tratamiento de aguas residuales para acabar con el problema que muchos años cargó el parque”, indicó Zdenka Piskulich, directora ejecutiva de la Asociación Costa Rica por Siempre. 

El parque nacional Manuel Antonio recibirá visitantes de manera controlada y acatando las medidas establecidas por el Ministerio de Salud.

Indicaciones. Las personas podrán ingresar a los senderos de forma individual, en pareja o en grupos no mayores de 5 personas, respetando un distanciamiento de 10 metros entre burbujas sociales. Podrán recorrer los senderos habilitados, no obstante, el acceso al mar aún no está habilitado y la permanencia en la playa no está permitida.

Debido a que las playas están cerradas para evitar aglomeraciones, las duchas no están habilitadas y se debe seguir un recorrido establecido para todas las personas: inicia en el sendero elevado El Manglar, luego se sigue por playa Espadilla Sur, concluyendo en el sendero playa Manuel Antonio. 

El retorno se hará por el camino vehicular o el sendero paralelo el Perezoso hasta el portón de salida del parque. Los demás sitios, debido a sus características, permanecerán cerrados por el momento debido a que el tránsito de turistas es bidireccional. El recorrido únicamente se puede hacer a pie, ya que no está permitido el ingreso de vehículos particulares.

Luis Sánchez, director del Área de Conservación Pacífico Central, informó que estará abierta la tienda que ofrece servicio de cafetería, alquiler de casilleros y venta de souvenirs. “También estará permitido el servicio de guiado para grupos no mayores a 5 personas, siempre cumpliendo todas las medidas sanitarias estipuladas”, acotó. 

Restricciones de ingreso. Quienes visiten este paraíso natural deben tener en cuenta que pueden ingresar únicamente con un bolso, en el que podrán portar: botella con agua, bloqueador solar, repelente contra insectos, documentos personales, desinfectante para manos, medicamentos personales, teléfono, cámara fotográfica, pañales y biberón para infantes y otros artículos indispensables para la visita, los cuales serán verificados por la Administración del Parque. 

No podrán introducir alimentos, bebidas alcohólicas ni bolsas plásticas. Además, deberán llevarse consigo los residuos sólidos generados durante la visita. El ingreso de mascotas no está permitido.

Tampoco se permitirá el ingreso de tabaco y sus derivados que expidan humo, gases o vapores, en cualquiera de sus formas o en dispositivos, incluido el cigarrillo electrónico y la pipa de agua o narguilé. No se permitirá el ingreso de encendedores y dispositivos que generen fuego. 

“Es importante que las personas recuerden que están ingresando a un parque nacional, por lo cual hay que asegurar también la salud de los ecosistemas y de la flora y fauna presente en el lugar. No deben acercarse a los animales, ni alimentarlos o acariciarlos”, indicó Grettel Vega, Directora Ejecutiva del SINAC.

Motor de desarrollo económico y social. Este parque nacional, creado en 1972, protege 352 especies de plantas, 107 especies de mamíferos terrestres, 335 especies de aves, 93 especies de reptiles y 56 especies de anfibios, por lo que las actividades que se realicen deben contribuir a las acciones de su plan de manejo para resguardar la funcionalidad de sus ecosistemas.

Además, es un pilar para la economía de la zona, ya que recibe más de 500 mil visitantes al año, lo cual se traduce en ganancias para la economía local como comercios, hoteles, servicios de alimentación, transporte y tours, entre otros.